Destacado

Conversación mantenida con Javier Couso con motivo de la publicación del libro: “En pie de calle: Reflexiones para tiempos convulsos”.

Esta conversación y el libro de Javier, «En pie de calle: Reflexiones para tiempos convulsos» cuentan con una Playlist en Spotify hecha por el propio Javier. Si lo deseas puedes escucharla cuando tú quieras.

Javier Couso responde en este libro a las preguntas que le formula Laura Pérez Rastrilla sobre actualidad política internacional y nacional. Desde una perspectiva personal y diferente en ciertos aspectos que son relevantes, pues Javier ha sido diputado en el Parlamento Europeo por el grupo del GUE/NGL (Grupo Confederal de Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica), por parte de Izquierda Unida durante la legislatura que abarcó de 2014 a 2019, en la octava legislatura.

Dentro de su trabajo parlamentario ejerció desde septiembre de 2014 como vicepresidente de AFET, la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, que incluye la Subcomisión de Derechos Humanos y la de Seguridad y Defensa.

El perfil de Javier es también interesante, por su trayectoria vital, vinculada en una parte de su vida al anarcosindicalismo de la CNT, ha ejercido laboralmente como músico semiprofesional, cosa que le permitió hacer giras por diferentes países del mundo, incluida Europa, Hispanoamérica y Japón, por ejemplo. Pero también ha sido mensajero, librero… Una persona con una trayectoria vital que yo calificaría de honesta.

Javier ha publicado un libro que desde Ediciones Páralo juzgamos muy interesante titulado: «En pie de calle: Reflexiones para tiempos convulsos». El libro tiene una edición en papel, y otra digital.

Daniel Martín Menjón. – Muchas gracias, Javier por acceder a mantener esta conversación para la revista digital de “Ediciones Páralo”.

Mencionas al empezar el libro que pensabas que el Parlamento Europeo era una institución poco útil, dentro de un entramado de la UE, que supone algo muy complejo, pero más bien etéreo. En cuanto Willy Meyer dimite y pasas a ser diputado, tu asistente parlamentario te explica cómo es el cargo y es entonces cuando empiezas a percibir que esas instituciones tienen un gran impacto en la vida de la gente. El Parlamento Europeo legisla en ámbitos sobre los que tiene competencia y afecta a cuestiones como pesca, agricultura, alimentación, libertades… y que lo que allí se aprueba se convierte en algo de obligado cumplimiento.

A ello le sumamos la presidencia de la Comisión Europea de Ursula von der Leyen, alguien precisamente que ha nacido en Ixelles, Bruselas, que ha sido ministra de Defensa de la RFA entre 2013-2019. Se da en ella la circunstancia de ser la primera mujer en ocupar el Ministerio de Defensa de Alemania y la primera mujer en presidir la Comisión Europea. Es de ascendencia alemana y estadounidense y es trilingüe perfecta, en alemán, francés e inglés. De hecho, fue el presidente de Francia, Emmanuel Macron quien la propuso como sustituta para Jean-Claude Juncker en una línea de refundación de la Unión Europea. De hecho, es la decimotercera presidenta la Comisión Europea. Desde luego desde la Comisión Delors (1985-1995) podemos decir que no había una presidencia amparada por un país fuerte llamada a ejercer un papel clave en un momento fundamental de la UE. Desde 1995 hasta 2019, con la excepción de la Comisión Prodi (1999-2004), la Comisión ha sido liderada por dos luxemburgueses (Santer y Juncker), un portugués (Durão Barroso), y el mandato interino de 6 meses de Manuel Marín. De modo que verdaderamente, esta comisión debe entenderse como una modificación de la Comisión Delors y de Maastricht.

D.M.M. – ¿Qué te parece que la RFA tome precisamente ahora la presidencia de la Comisión Europea? ¿Hay algún mensaje detrás en tu opinión?

Javier Couso Permuy. – Sí, claro. En un momento en que la UE está pasando por una crisis existencial, que se suma a todas las crisis anteriores que ha tenido; Grecia, por ejemplo, con la quiebra de la solidaridad entre países miembros. La crisis de los refugiados, provocada por intervenciones para rediseñar Oriente Medio; y, la del Brexit, que ha demostrado que un país se puede ir de la UE, aunque es cierto que Reino Unido tiene unas características peculiares: nunca abandonó su moneda y además cuenta con disuasión nuclear, con lo que cuenta una política exterior más autónoma que otros países, y tiene un vínculo estrecho, porque fueron los que los sustituyeron en la hegemonía del orden mundial y en lanzar una globalización, con Estados Unidos. A ello hay que sumar la crisis de la pandemia Covid-19, que nadie contaba con ella, a pesar de estar en los planes de seguridad de todos los países una pandemia y los virus, no estábamos preparados. Los únicos que han respondido han sido los chinos. China ya ha vencido a la pandemia, de hecho, la gente ya puede hacer vida sin mascarilla porque han utilizado convenientemente las PCR, el trabajo de los rastreadores ha sido impecable además de los confinamientos, que fueron masivos al principio, y posteriormente han sido parciales y con base a un seguimiento de contagiadores y supercontagiadores, cosa que aquí no hemos aprendido. Además, ya están vacunando, ante todo al principio a médicos, sanitarios y diplomáticos y ya se preparan para vacunar a cientos de miles de personas. Según parece la respuesta a esa vacuna es positiva, ya que estarían generando anticuerpos.

En esta crisis, la sanitaria, la UE ha permanecido paralizada. Hay que entender que la UE es un ente burocrático tremendo. Se ha visto que hay países, caso de Italia, aunque si bien es cierto que no aún en España a pesar de que hay algún indicador en esta dirección, pero Italia es un claro ejemplo de país europeísta con la sensación de que Europa no es la solución y que esta pandemia ha sido la gota que ha colmado el vaso. No han llegado aviones ni ayuda por parte de la UE ni de la OTAN. Al revés, ha habido un repliegue del país en conseguir las mascarillas, los respiradores, las PRC, etcétera porque hay que recordar que toda la producción de estos insumos se ha trasladado hacia Asia, particularmente hacia China. Sin embargo, sí que llegaron contingentes médicos cubanos, militares rusos cooperando con sus homólogos italianos que pertenecen a la OTAN, cooperando en la planificación y la forma de generar las infraestructuras para combatir y atajar al coronavirus.

Ante esto se señala que esta UE ya es el producto de la hegemonía del diseño alemán y su aplicación de la hegemonía neoliberal. Afecta al conjunto de las instituciones europeas. Así, por ejemplo, en España no tenemos auténtica capacidad para desarrollar una política macroeconómica propia[1]. En definitiva, todo gira alrededor de la RFA, con periferia y subperiferia. La periferia es la que aporta la mano de obra barata de los países de la Europa del Este y la subperiferia, que somos el sur de Europa, del Atlántico-Mediterráneo, desde Portugal hasta Grecia. Todos tenemos un eje desindustrializado, compartimos una deuda pública elevada particularmente como efecto de cómo se gestionó la crisis de las subprime, y que uno de los pilares de nuestra economía es el sector servicios. Todo ello nos sitúa en una clara exposición a los peores efectos de las consecuencias de la pandemia de Covid-19.

Ante todo, esto la UE debería tomar el timón. Esta semana hemos tenido el discurso del Estado de la Unión, y hemos podido escuchar un discurso grandilocuente, abordando la cuestión de una Unión sanitaria europea, cuando en España no tenemos una sanidad común española.

D.M.M. – Al respecto, resulta digno de reflexión lo sucedido con los “coronabonos”, que al final no se aprobó por un estrecho margen. La idea de mutualizar ese esfuerzo hacia otro tipo de diseño en Europa. Aunque es cierto, como tú muy bien decías, en manos alemanas. En este sentido, Rafael Poch lo dice con mucha claridad, cuando menciona que en la UE los cargos relevantes o los ostenta un alemán, o bien el segundo es un alemán. En todo caso son personas afines a esa directriz alemana. Me llama la atención, al respecto Marie-France Garaud, situada en la órbita de Chirac cuando era gaullista, y que asesoró al presidente Georges Pompidou, reflexionaba en un programa de televisión en Francia, después de argumentar el porqué llegaba a la siguiente conclusión, esta idea: “lo que los americanos desean es una Europa económica, ¡pero no política! ¡Jamás tuvieron la idea de una Europa política!”. Y lo enlazaba con la fuerte presencia de Estados Unidos en la construcción de la unidad en Europa. Esto lo enlazo con los coronabonos. Por ejemplo, esto que podría ser una ayuda a la hora de enfrentar la crisis ocasionada por la pandemia, en el caso concreto de España, sucedió que tanto PP como Ciudadanos en el Parlamento Europeo votaron que no. Sin embargo, el PP durante, por ejemplo, la época de José María Aznar, sí que se siguieron líneas seguidistas con respecto a la política exterior estadounidense, caso del golpe de Estado de Venezuela de 1998 o la cuestión en Asia Central y Oriente Medio, con Afganistán e Irak, respectivamente. Todo ello resultó, por cierto, bastante caro para España. Yo quisiera unir ambos conceptos: ¿qué hay de esa Europa económica y supeditada a Estados Unidos, pero nunca una Europa política? A través de esa sombra que proyecta Estados Unidos a través del dominio económico, tecnológico, financiero y militar, a través de la OTAN, ¿qué reflexión te merece que partidos que se califican como patriotas españoles en sus ideas-fuerzas discursivas se posicionen, sin embargo, en contra de los coronabonos?

J.C.P. – En mi opinión su ideología pesa por encima de su supuesto patriotismo. No son patriotas de verdad. Ni PP ni Ciudadanos ni prácticamente ningún partido en nuestro país. De hecho, están todos supeditados tanto a la ortodoxia neoliberal como a Estados Unidos. Esto se puede comprobar también a nivel europeo, cuando en la anterior legislatura, la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, no se seguía una línea política propia de Europa, caso de Ucrania, Bielorrusia, los procesos iberoamericanos como en Venezuela. En lo único que se ha apartado de las líneas estadounidenses ha sido con Cuba, donde han acabado por pesar los diferentes intereses económicos que han sido determinantes a la hora de definir esta línea a parte de Estados Unidos en Cuba.

A mí lo que realmente me preocupa es hacer ver, que ese ha sido mi interés en la conversación que mantuve con Laura para el libro, es que la Unión Europea, y lo hago citando a Augusto Zamora, ex embajador de Nicaragua en España, además de profesor de Derecho internacional público y Relaciones internacionales en la Universidad Autónoma de Madrid. Es, asimismo, profesor en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, además de profesor invitado en distintas universidades de Europa y América Latina; pues bien, y además lo cito directamente al profesor Zamora en mi libro es que él dice que la Unión Europea es el único proyecto exitoso que ha tenido Estados Unidos últimamente.

No se ha hecho lo que De Gaulle tenía en mente, una Europa que uniese a las cancillerías desde Lisboa hasta los Urales, es decir, Moscú, en un espacio de seguridad, económico y comercial que daría autonomía estratégica a Europa. Europa está supeditada a Estados Unidos y además, supervisada por la OTAN en el terreno militar, de tal manera que se mantienen nuestras capacidades militares a la defensiva en una proyección para contener a Rusia. Además, con el cambio de la estrategia norteamericana en el escenario Asia-Pacífico nos queda ahora mismo la estrategia de la contención.

La OTAN se agarra a la UE cuando pierde su esencia de existir: la URSS cae y con ella caen todos los mecanismos desarrollados al otro lado del telón de acero, como el COMECOM o el Pacto de Varsovia. El objetivo de la OTAN era contener a la URSS y sin ella a partir de 1991 se busca un elemento que permita seguir manteniendo la tutela sobre Europa. Al respecto hay que entender en este sentido la primera intervención directa de Estados Unidos en Irak, además de la segunda intervención. Y todo ello sitúa a la OTAN como pilar europeo. Justo antes de cada cumbre europea suele haber una cumbre de la OTAN, donde se marcan los límites a alcanzar. Evidentemente, hay papeles desclasificados de los estadounidenses que insisten en la idea de que hay que evitar una autonomía europea a toda costa. Hay que constreñirla y vincularla directamente al mando estadounidense por medio del mando de la OTAN.

Cuando estas cosas chirrían, pongamos por caso a Alemania, donde conviven dos almas: una pragmática y que entiende el sentido lógico de buscar cooperación con Rusia en diferentes factores, como puede ser en el hecho de la cantidad de energía que suministra Rusia a Alemania y a la UE. Esto se manifiesta en la construcción y puesta en marcha del Nord Stream y, ahora el gran suministrador que puede llegar a ser el Nord Stream 2. Ante esto, Estados Unidos trata de valerse de la segunda alma alemana, la atlantista, que aboga por establecer incluso sanciones a Alemania y a evitar como sea la puesta en marcha del Nord Stream 2. También se ve en el caso del 5G, donde una parte del establishment alemán apuesta por valerse del adelanto tecnológico respecto al 5G de Huawei comparado con el estadounidense. No olvidemos de que se habla de una investigación adelantada de entre 5 y 10 años a favor de Huawei al respecto de esta tecnología sobre Estados Unidos. En el caso de Europa, además, no contamos con ninguna posición propia respecto a esta fundamental tecnología, con lo que estamos supeditados tanto a China como a Estados Unidos.

D.M.M. – Es muy interesante, lo que estás reflexionando Javier, porque recuerdo el libro “El gran tablero mundial”, de Zbigniew Brzezinski. Brzezinski (2016; 81-84), menciona que una Europa convertida en duro competidor económico-tecnológico de Estados Unidos cuyos intereses geopolíticos en Oriente Medio y otras zonas del mundo pudieran divergir de los norteamericanos. También señalaba que para eso Europa debía conseguir una normalización de las relaciones con Rusia (debido a la riqueza natural de tan extenso Estado Continental). Enlazar esto con Ucrania, Nord Stream 2, las Primaveras Árabes… si contemplamos el escenario que Italia, por citar un ejemplo, había establecido en Libia, o bien la “Doctrina de los Cinco Mares” de Al-Assad que dotaría de esa energía. Precisamente todo ello incide en el espacio señalado por Brzezinski.

J.C.P. – Efectivamente. A ello hay que sumar China, que cuando se escribió este libro de Brzezinski no se esperaba la deriva que podría seguir China respecto a Estados Unidos, y que China diera el salto que ha dado a todos los niveles. El Ejército Popular Chino ha cambiado en su perspectiva. Antes era una gran masa de infantería, pero muy obsoleto. Con Xi Jinping se ha producido un enorme cambio en el campo tecnológico, haciéndose un gran esfuerzo en la Armada, no tanto como con las capacidades estadounidense, pero sí para tratar de controlar su zona de influencia en el Mar de Sur de China. Además de la guerra ciber que puede denegar el espacio, además de sus misiles balísticos, los hipersónicos, y su capacidad para dañar las comunicaciones y posicionamiento por satélite de Estados Unidos. Parece ser que incluso los AEGIS estadounidenses tendrían problemas para manejar un ataque de este estilo.

Por otro lado, están ampliando islotes y creando espacios marítimos para establecer todo un complejo sistema para asegurar la hegemonía en ese espacio. En este aspecto, Estados Unidos está más preocupado con China que con Rusia, que ya no tiene las capacidades de la Unión Soviética. No obstante, Rusia sí ha hecho un gran esfuerzo en Siria, por sus intereses, entre los que se incluyen la base naval de Tartús. No podemos olvidar que Rusia mantiene lazos de todo tipo desde hace dos siglos con Siria. Rusia lo que sí ha logrado ha sido romper el cerco, aunque ahora tratan de volvérselo a poner. Así, Rusia escapó de una trampa de un nuevo “Vietnam” en Chechenia y, sin embargo, logró estabilizar esa zona, en Georgia, Abjasia y Osetia trataron de entorpecer a Rusia, pero los rusos también lo gestionaron de tal manera que ganaron. Perdieron Ucrania, aunque hay una serie de provincias que no controla Kiev y recuperaron Crimea. Además de mantener la capacidad naval en el Mar Negro. Han optimizado sus recursos, siguen siendo punteros en investigación y en desarrollo tecnológico-militar por encima de China y compitiendo con Estados Unidos, pero sin los 600.000 o 700.000 millones de dólares que invierte Estados Unidos o los 400.000 o 500.000 millones de dólares que emplea China para su desarrollo militar.

Es cierto que Europa de esta manera, tal y como explica Brzezinski sería un peligro enorme para la hegemonía de Estados Unidos, es evidente que lo sería. Pero nos tienen, en su opinión, muy controlados. Justamente lo que hablábamos hace un momento, aquellas voces como De Gaulle, que hablaban de crear ese espacio. Al final, nos sitúan en la categoría de gigante económico, junto a China y Estados Unidos. Si la población que tenemos en la UE le sumásemos a Rusia, combinando capacidades prácticamente seríamos invencibles. En cuanto a las Fuerzas Armadas hay cuestiones que podrían ser muy interesantes, pero no las tenemos realmente combinadas. Y se ha hecho, yo creo que adrede, una supeditación a determinados elementos de la OTAN como los Aviones de Alerta Temprana, Vigilancia y Mando y Control, los AWACS, que dependemos de ellos, no tenemos aviones de reabastecimiento en vuelo[2], etcétera.

D.M.M. – Hablemos de la revolución militar desde la vertiente tecnológica-industrial que se está desarrollando. Estados Unidos ha organizado, por ejemplo, un batallón láser, el primero pues seguirán más. En cuanto a armas hipersónicas va por detrás de Rusia y China, aunque ya están tomando decisiones al respecto. Estamos hablando de formas de guerra que están más próximas a la ciencia ficción al incluirse la IA y la guerra robótica, entre otras. ¿Qué hay de Europa en este aspecto? Por ejemplo, Francia está intentando convencer a Alemania para desarrollar campos de investigación militar. No obstante, ¿qué podríamos decir de una eventual cooperación militar entre naciones europeas y Rusia como las armas hipersónicas? O, por ejemplo, navegación por satélite. El sistema Galileo es mucho más preciso que el GPS, y sin embargo no lo implementamos. Además, somos tributarios de la tecnología estadounidense en cualquier aspecto, así que nuestra capacidad de ser “un gigante económico” se pondría en entredicho. Por ejemplo, nuestros sistemas operativos son norteamericanos, y sí que es cierto que Chirac quiso que la Europa lanzase un motor de búsqueda europeo, como fue Quaéro. Al final, sí los hay[3], pero no se apuesta por ellos como política de consolidación. Tú, desde tu experiencia en el Parlamento Europeo, ¿cómo podemos explicar esto?

J.C.P. – Tenemos un ejemplo práctico clarísimo, que es Turquía, que no pertenece a la UE, aunque sí que ha dado pasos para estar, y está dentro de la OTAN. Se ha producido un disenso, que aún no ha terminado, por el sistema transportable de misiles superficie-aire y antibalísticos. Turquía se dirigió hacia el S-400[4] que es una competencia directa de los Patriot estadounidenses, con bazas a favor del sistema de Rusia respecto al estadounidense. ¿Cuál ha sido la reacción de Estados Unidos? Amenazar a Turquía con impedir compras de sistemas de armas estadounidenses, ya que Turquía ha roto una regla no escrita por la cual no se pueden comprar armas a China o a Rusia. A pesar de que, por ejemplo, en el caso de la Armada española, que cuenta con un diferencial con respecto a otros ejércitos. Contamos con aviación embarcada para apoyar a la infantería de Marina. Sucede que los Harrier[5] están alcanzado su fecha de retirada, y parece que sólo podemos comprar los F-35, que son aviones muy caros y que están requiriendo reformas constantes, podríamos quizás usar un MiG-29K[6] que podrían operar aplicando unas cuantas modificaciones mientras llegan los aviones de quinta generación para portaaeronaves o portaaviones cortos, que a su vez están desarrollando varios países, como los mismos rusos y chinos. Pero no podemos, o nos quedamos sin aviación embarcada por el precio de los F-35 o nos endeudamos, y así con todo lo demás. Pero estamos obligados a ser compradores de los sistemas de armas estadounidenses y a no desarrollar los europeos. Y eso que nosotros tenemos cosas interesantes, de hecho, contamos con un músculo potentísimo a nivel armamentístico, por ejemplo, desde el final franquismo se crearon y también se impulsaron empresas del sector armamentístico que venían de principios de siglo. Y así tuvimos potencia en armas cortas como las Astra y Llama, que fueron armas reconocidas mundialmente. También el CETME fue un arma muy interesante, basada en un modelo alemán[7]. Lo mismo en fabricación naval o en blindaje o en algunos aspectos de última tecnología. Pero se ha privatizado todo, no hay un diseño de una política industrial aplicada al sector desde lo público. Son pequeñas empresas que colaboramos, entre otros, cada vez más con Israel, que también cuenta con músculos muy potentes en el plano industrial militar.

Hay una gran competición a nivel tecnológica, es justamente como tú decías. El GPS va peor porque es un sistema militar y cuando se utiliza en operaciones los ciudadanos los sufrimos. El Galileo era un sistema que se diseñó civil. También creo que Europa tendría que tener un sistema de posicionamiento por satélite para usos militares propio, exactamente igual que sucede con los satélites, que contamos con muy pocos, y acaba por suceder que subcontratamos incluso a compañías privadas estadounidenses, que es una locura, que han puesto satélites. En esto China de nuevo vuelve a estar muy adelantada, no sólo a la hora de perjudicar las redes de satélites del enemigo y alterar su funcionamiento. Cuentan con que los estadounidenses les derribarán los suyos, pero se han dotado de un sistema basado en enjambres de drones que cumplan esa función. Es decir, que van muy avanzados. Las armas láser por el momento sabemos que es posible que se usaran por primera vez en la invasión de Panamá. Todos los modelos, según parece hasta el momento del anuncio de los batallones láser, son modelos que requieren mucha energía, y al final es muy voluminoso. Y así por el estilo.

En Europa nos estamos quedando muy por detrás de lo que va Estados Unidos con respecto a China o Rusia, con lo que la brecha se hace mayor y se corren más riesgos. Sí que Estados Unidos está gastando muchísimo dinero en sistemas de armas que no dan los resultados adecuados, con lo que ese dinero acaba en la basura y no se logran los objetivos. Sólo hay que pensar en las fragatas que estaban pensadas para ser furtivas pero que al final no han salido como cabía esperar, y al final se han quedado en cinco unidades. Estados Unidos, evidentemente, ha logrado cosas muy buenas, pero la lógica que persigue es depender más de recambios, mientras que la idea de los rusos es la de amortizar al máximo el sistema de armas, y con ello ahorrar dinero.

China está despuntando. China ha pasado de copiar a, por medio de la tecnología inversa, desarrollar nuevas armas y a profundizar en innovación. El coronel Pedro Baños lo ilustraba con mucho acierto cuando decía que las cifras de patentes son un buen indicador de lo que estamos viendo. Antes Estados Unidos tenía sobre el 80% de patentes mundiales, y ahora el 60% lo tiene China. Y Estados Unidos un poco por debajo, y la UE totalmente inexistente. Es ahí donde se está creando los mimbres para la economía del futuro que ya es cada vez más presente, y la UE está totalmente fuera de combate.

D.M.M. – Pasemos a hablar de España y de la UE. Me gustaría empezar con una reflexión. El franquismo, llegado el momento, optó por no seguir industrializando, y con ello extendiendo el sindicalismo y la fuerza de partidos obreristas en la clandestinidad, un elemento natural del fordismo. Además de que burgueses catalanes y vascos compartieron intereses y arriesgaron capital para el alzamiento de 17/18 de julio de 1936[8], y los favores, obviamente se pagan, además de ser las piezas claves de la industrialización a partir sobre todo de Cánovas del Castillo. En lugar de seguir esa senda, se optó por usar la segunda vivienda, la especulación inmobiliaria vinculada con la concentración de trabajadores que acudían a los principales polos económicos del Estado, el capitalismo financiero español movió el dinero hacia ese modelo, que permite un modelo “antifordista”. Es más difícil orientar el pensamiento de las clases bajas hacia los modelos de sindicato y partido obrerista cuando el motor económico es el sector servicios, hay episodios de paro recurrentes, pero se crean mecanismos para sobrellevarlos. Este aspecto era muy interesante para el franquismo desde muchos aspectos. Por cierto, que esto también le interesaría a Estados Unidos. Porque así evitaba un escenario parecido al de Francia o Italia después de la Segunda Guerra Mundial en el momento en el que España se encuadrase en el statu quo de la Europa Occidental. ¿Qué opinión te merece esta reflexión?

J.C.P. – A ver, es importante señalarlo, y en la izquierda es muy incómodo tocarlo. Me refiero a que es verdad que Franco en los años del desarrollismo propició el fortalecimiento de capacidades industriales de este país. Muchas herederas de los polos de las burguesías catalana y vasca. A finales del XIX ya era con claridad los polos industriales de una nación que era eminentemente agrícola. Más cercana a la distribución feudal o al Antiguo Régimen en algunas regiones. Pero sí que se desarrollaron cierta política industrial en algunas partes, impuesta a sangre y fuego mediante la Guerra Civil y la posterior represión, por no hablar de la persecución a la creación de ideas, casos de maestros y maestras, etcétera. Por no hablar de la desaparición física de cerca de 200.000 personas durante los primeros años de la posguerra, a sumar al millón de personas que murieron sobre un país que contaba previamente con unos 27 millones de habitantes[9].

Cuando llega la democracia perdemos nuestra capacidad de producción en la industria del transporte y el automóvil: SEAT, Pegaso, que lo tiene Francia, por ejemplo. Perdemos capacidad aeronáutica, como es la mítica CASA[10], que creó aviones a reacción como el C-101[11]. Hemos perdido el sector energético: CAMPSA, Petronor, las eléctricas. También hemos perdido la banca pública. Hemos perdido todos y cada uno de los sectores productivos, también en Armamento, como Santa Bárbara. También Telefónica. Todo ello se ha ido o privatizando o “desguazándolo” y entregándolo a otros países[12]. La mal llamada “reconversión industrial” fue la liquidación de nuestra capacidad industrial, aunque como tú has dicho muy bien, muy concentrada en pocos polos. Ahí sí que se debería haber descentralizado, en favor de Andalucía, Extremadura, ambas Castillas, etcétera. El País Vasco hoy goza de una renta per cápita excelente debido a esa asimetría. Yo creo que hay que recuperar el músculo industrial. Y muchas veces cuando yo lo he dicho, me han acusado desde sectores de la izquierda de hablar bien del franquismo, cuando no es eso. Estoy hablando de industria y de las capacidades de este país, además de mejorar las condiciones de vida sus ciudadanos, que repercuta en mayores y mejores servicios públicos, etcétera. Es un análisis lo que yo estoy haciendo. Esto Francia trata de mantenerlo, por ejemplo. Caso del sector nuclear francés y AREVA. Nosotros no tenemos absolutamente nada. Los requisitos para entrar en la Unión Europea neoliberal eran: entrar en la OTAN, reconocer al Estado de Israel y aceptar esa división del trabajo europea en la cual a nosotros nos toca el sector terciario: ladrillo, restauración y turismo. Aunque aún tenemos ciertas capacidades, ojo. Todavía tenemos una potente agricultura, pero mal diseñada. Recordemos la entrada de España en el mercado europeo y cómo los agricultores franceses luchaban por poner límites a un producto más competitivo y a veces de tan buena calidad como el francés, o hasta mejor incluso en algunos. Nos hemos empobrecido. Y somos el país que peor lo va a pasar. El ciclo que abarca 2021 hasta 2023, no es nada halagüeño en datos de paro, pobreza… Hay que añadir que hasta ahora pagamos alrededor de 36.000 millones de euros anuales tan sólo en intereses de la deuda pública española. Si la deuda pública española sube, hay que contar que también subirá este monto de dinero. Una situación muy complicada. Tiempos muy duros, sin duda. El PSOE ha acabado abrazando la “Tercera vía” de Blair, y el PCE está absorbido por Podemos, al igual que IU. Al final, el PCE ha abrazado el posibilismo de Podemos que ha supuesto en términos reales un desmembramiento de la izquierda. Partió de una vía nacional-populista, de ahí a la socialdemocracia y ahora ya no se distingue en nada del PSOE, siendo su apéndice. Yo hubiera entendido un gobierno de coalición PSOE-Podemos cuando les separaban 300.000 votos. La amenaza estaba ahí y evitabas que se les achacara la culpa de todo, la famosa pinza. Pero con mucho peores resultados lo que veo es que tanto en los cuadros dirigentes del PSOE como de Podemos lo que hay es una aspiración personal, mantener los puestos como sea en el caso de Podemos, que viven sin pegar palo al agua y que han abandonado la senda hacia el socialismo, en este caso desde la perspectiva del PSOE.

D.M.M. – Al respecto, sí que quisiera dejar esta reflexión. Entrar en Europa, entonces la CEE, implicaba para España y para cualquier país que quisiera hacerlo, una apertura del comercio, una liberalización del mercado de bienes y servicios y una libre movilidad de capitales. España, al igual que la inmensa mayoría de países en aquel momento no está en condiciones[13]. Esto para España, y para muchos países, implica reconversión industrial, que resulta un proceso muy duro, debido a que la industria española es una industria no consolidada para esta fase económica; esto repercute en la desindustrialización y la concentración en un modelo que, como ya decía anteriormente, ya se estaba formando: la España del ladrillo, concentrada en segundas residencias para los polos fordistas y administrativos, el sector servicios, el turismo y la especulación del suelo sobre todo, como consecuencia inmediata y lógica, pero ahora mucho más extendida[14].

Corea del Sur partía de una situación incluso peor que la nuestra en la última parte del siglo XX, pero hizo justo lo contrario de lo que nosotros hicimos como conjunto de país. Se decidieron por un intervencionismo estatal, un desarrollo industrial apuntalando los sectores que creían relevantes y estratégicos para ellos y todo ello impulsado financieramente por una banca pública muy activa, para poderlo llevar a cabo.

Nuestras élites escogen, como país, apostar por los pilares de el sector servicios, el turismo y la especulación del suelo sobre todo, y liquidan la industria. Esto ofrece las ventajas de sintonía con la hegemonía neoliberal de Estados Unidos, el acceso a capitales financieros, la rápida especulación y la transformación sociológica definitiva y paulatina de España en un país cada vez más a la derecha en lo económico, mientras la cosa ha funcionado para los de abajo. A su vez, esto ha impulsado la liquidación del sindicalismo y de los partidos de izquierda… es una versión “a la española” de lo sucedido en Estados Unidos con el giro hacia el neoliberalismo y el neoconservadurismo. Esto, es válido para España, pero ojo, con la salvedad del País Vasco. Con la desindustrialización hace mella el escenario de la “Gran divergencia” de Krugman, y entonces se hacen inversiones desde el conjunto del Estado para dirigirlos hacia el turismo, lo que hace que su economía algo se reactive. No obstante, los políticos vascos saben que ese panorama no es el deseado por la hegemonía y el establishment del País Vasco, y se preparan para industrializar partiendo de un tejido industrial propio, y apuestan por la industria de alto valor añadido, y las pymes reciben un doble esfuerzo: una voluntad política clara y planificada y las cajas de ahorros del País Vasco que impulsan el desarrollo, ahora concentradas en Kutxabank, optando por no salir a bolsa para no perder la base de implantación y negocio que tienen, tal y como reflexiona Esteban Hernández en un interesantísimo artículo. Es decir, un modelo a lo “Corea del Sur”, como hablábamos hace un momento. Resultado de ello, como muy bien decías Javier, la renta per cápita más alta de España la tiene el País Vasco, y más aún, donde hay más estabilidad laboral y mejores contratos, también. Porque el modelo económico lo permite y es justo lo opuesto que vale para el resto del territorio nacional, grosso modo, con consecuencias opuestas en todos los aspectos…

J.C.P. – Y a nivel asistencial también…

D.M.M. – Exactamente, en ese aspecto también. Un motivo de reflexión, y ahí es donde se hace relevante la apreciación que hace Mitterrand. El 23 de junio de 1982 François Mitterrand en cena con el rey don Juan Carlos I, donde el presidente de la República francesa dice que la suerte de euforia desatada en la prensa de ambos países con la posible incorporación de España al Mercado Común, que ya hemos dicho cuáles son los requisitos y cuál era la situación de España, estaba retratándose en los medios con una “visión demasiado simple, caricaturesca”, y aunque hablaba del sector agrícola español, sí que es cierto que advierte de que “si España entrara hoy en la CEE sería un desastre”. Esto se manifestó en España en una suerte de Estado del Bienestar en la época de Felipe González que, en sus palabras, se basaba en la política de redistribución. Pero él explica cómo, cuando dice: “La nuestra no era por vía salarios porque nos salíamos de la competencia, era que la gente tenía acceso a la educación y a la sanidad, y que todo el dinero que le quedase, por poquito fuera, era dinero que se podía gastar”. Esto es así porque se ha liquidado la industria y se genera una redistribución de la renta basada en lo estacional del mundo agrario, de la construcción y del turismo. A su vez, esta “redistribución” de la que habla Felipe González repercute en el capitalismo patrio que se había reforzado en sus características, porque ahora la gente gastaba ese dinero en esos sectores. A su vez, la eliminación del fordismo debilita la implantación del sindicalismo en su base, quedando tan sólo en la Administración Pública y en las grandes empresas que aún quedan, completándose mediante una segunda “distribución”, esta vez hacia los agentes sociales, lo que incluye a sindicatos y patronal, que a menudo se menciona una parte, los sindicatos, pero se suele excluir de este binomio a la patronal, con la dirección del Gobierno o de los gobiernos autonómicos en caso de darse circunstancias estructurales que así lo posibilitan, como la Administración Autonómica o allí donde quedan grandes industrias. No es casualidad que actual Secretario General de CCOO sea Unai Sordo, de Barakaldo y de la industria maderera vasca, y que José María Álvarez Suárez sea el Secretario General de la UGT, y que proviene de Cataluña y de Alstom. Entonces, lo que yo te traslado Javier, con esta reflexión es la siguiente cuestión: ¿nuestras élites no deberían entonar algo del mea culpa, con la excepción de las élites industriales del País Vasco, en la situación actual, que ya es más difícil de sostener, además de por lo que viene? Lanzan partidos como Vox o Ciudadanos, y hablan de la patria. Y está muy bien hablar de la patria. Pero la patria se manifiesta en política exterior, se manifiesta en políticas culturales que incrementan tu poder blando, se manifiesta en tu capacidad industrial y tecnológica o en tus políticas sociales. Todo esto al final lo que crea es un poder blando todavía mayor del que se tiene y una influencia mayor en los organismos internacionales. Es tal y como dice Nye, el “Smart Power”.[15] ¿Qué te parece Javier?

J.C.P. – Me parece que lo has descrito muy bien. Mira, vamos a citar también a Manolo Monereo, que lo explica muy bien, cuando él analiza a nuestros gobernantes y élites y los compara con la Francia de Vichy. Les da igual lo que suceda, quién nos intervenga, lo que suceda con nuestra soberanía a efectos prácticos, que se privatice todo y caiga en manos extranjeras… mientras ellos puedan seguir con la gestión del poder político, por cierto, menos democrático y más autoritario. Como ya comprobamos con el ciclo que empieza a partir de 2008 y que llevará al 15-M con un modelo de contestación creciente que acabará con IU de Cayo Lara movilizada, activa… y entonces llegó Podemos que en verdad ha cerrado ese ciclo. No se veía algo así desde los años 80 del pasado siglo. Al final, por estas razones, a algunos nos ha entrado cierta tristeza con Podemos, porque nos hemos sentido “estafados”. Es eso, a las élites de nuestro país les da todo igual, mientras ellos sigan con sus negocios, con sus privatizaciones de la gestión donde no puede ser completa, porque se trata de ingresar dinero público, apuntalado por el acceso a la financiación que ha traído la globalización financiera a cargo del tesoro público. Dependemos de una moneda que para nosotros es cara, como es el euro. Además, resulta que tampoco tenemos mecanismos como la devaluación de la moneda, por lo que para ser “competitivos” hay que rebajar salarios. No tenemos una élite comercial, financiera ni política que tenga la voluntad de, en el fondo, ser más imprescindibles, influir más. Tampoco tienen una idea de Nación, en un sentido patriótico, como algo de eso sí que había durante el franquismo. Sí que pueden resultar en algunos aspectos cuadristas, pero nada que ver con el fascismo en cuanto a doctrina estatalista. En la izquierda tenemos un PSOE social-liberal, y en un espacio que se podría llamar a la izquierda del PSOE, que están inmersos en el posmodernismo y las cuestiones identitarias. Ni por la derecha ni por la izquierda no tenemos nada, salvo minorías en ambos grupos. En el Parlamento Europeo yo lo veía o cuando te reunías con militares o empresarios, que están en su inmensísima mayoría aceptando el dogma neoliberal.

Felipe González hizo un Estado del “Medioestar”, lejos de las cotas alcanzadas por los países con auténtica trayectoria socialdemócrata, donde todos en España nos queríamos ver, tras cuarenta años de dictadura muy complicada. Unos años duros. Lo que queríamos era alcanzar esos niveles, era una cuestión de inconsciente colectivo. Queríamos una modernización. Él lo pudo mantener gracias a las privatizaciones, a los fondos de cohesión mientras duraron y gracias a la especulación inmobiliaria. El diseño de las pensiones en nuestro país es insostenible. Hay que dotarlas de otras vías, como otra actividad económica, otros impuestos… no se trata de privatizar ni completar una parte. Se trata de otro diseño de Estado y de orientación económica que implique otras consecuencias, y que se manifiesten, entre otras, en las pensiones. Las élites de nuestro país ganan hasta ahora mucho dinero y el resto es que les da igual. Lo cual es una estupidez. Mira, cuando yo trabajaba en Telecinco, con mi hermano José, yo me acuerdo que hicimos una entrevista con un jugador que venía de la antigua Yugoslavia. Y en el corrillo, ya después de la entrevista, él comentaba que “yo no voy a volver a mi país, porque, primero que ha sido desmembrado, y tengo que ir con seis coches de escolta, y vivo en España y aquí puedo ir tranquilamente, sin escolta”. ¿Por qué? Porque aquí había una cohesión social. Pasados los años de la heroína y se fue cohesionando y dotando de ciertas salvaguardas, que ahora estamos acabando de perder desde el ciclo de 2011 hasta ahora. En esto la familia ha sido fundamental. Pero ahora, con las circunstancias que hay estamos cerca de que ese resorte de protección desaparezca. Sea totalmente arrasado. Entonces, la élite de nuestro país va a hacer lo mismo que hacen América Latina sus homólogos. Vivir en zonas amuralladas, con máxima vigilancia y protección, moverse mediante helicópteros y con un gran despliegue de seguridad, como en São Paulo, y lo que le suceda al resto de la población… les da exactamente igual. Lo que existía y que era una consecuencia del desarrollismo del franquismo, la clase media, está desapareciendo. Los sociólogos están reflexionando sobre ello. Tanto Estados Unidos como Europa Occidental había creado ese grupo social que está desapareciendo. Ese grupo había encontrado una seguridad, que es lo que quiere la gente en la vida. Seguridad para comer, para que sus hijos estudien, cotizar para una pensión digna, si se pone enfermo alguien estar a cubierto, poderse ir un par de semanas como mínimo de vacaciones fuera al año, además del descanso. Mira, la bisabuela de mi hija lo decía antes de morirse al ver cómo evolucionaba todo: “estamos viviendo un cambio civilizatorio”. Y es así. Es el neoliberalismo y sus consecuencias. Europa era desprendernos de nuestra soberanía para dársela al hegemón. Lo que pasa que el Estado sigue existiendo, y lo estamos viendo: Rusia, China y Estados Unidos y Alemania, cuando les interesa[16].

Respecto a Francia, nosotros, en España, tenemos un triple dogal en mi opinión: uno estadounidense, otro de la Unión Europea y un tercero y último, que es francés. Esto es algo de lo que ya hablamos en el libro[17]. Francia nos trata de perjudicar todo el tiempo: lo vemos en África, cuando se invade Perejil[18] Francia apoya a Marruecos, y en la cuestión del Sáhara también. A pesar de haber hecho España y Marruecos una guerra conjunta en la región. Pero tras la Marcha Verde, también estaba Francia. A España se la tuvo desestabilizada porque la retaguardia de ETA estaba al otro lado de los Pirineos.

Hay que contar que el Sáhara era una cuestión importantísima para nuestro país, porque la verdad es que no somos un país precisamente maravilloso. Siento decirlo, pero es que es así. Las élites, ante todo. Mira De Gaulle, qué inteligente que fue, que creó la infraestructura en África para mantener cierto control[19].

Si nosotros hubiésemos dado la independencia al Sáhara Occidental como, por cierto, querían la mayoría de los militares, se hubiera podido establecer otro tipo de relaciones. El apoyo al Sáhara a mí me viene de mi padre, que era oficial superior de la Armada. Él me regaló libros sobre el Sáhara. Él me contaba cómo los militares robaban armas para dárselas a los saharauis. Ahora tendríamos quizás un buen acceso a esos caladeros de pesca y, según parece, podría haber gas. E incluso, tierras raras, fosfatos, etcétera. Pero nos dejamos llevar por la CIA. Estados Unidos siempre apuesta por Marruecos, siempre. A pesar de que ahora dicen que van a trasladar el Africom a Rota.

Luego nos tratan como de segunda y subalternos, pero la idea de un ejército europeo impulsada por De Gaulle, siempre la ha secundado España. Se crea, ya que hablamos de esto, el Eurocuerpo entre Francia, España, Italia y Alemania, y acaba convertido en un grupo de respuesta rápida de la OTAN. El Eurocuerpo ya se ha disuelto. Con Francia hay que tener mucho cuidado. Francia hay que recordar que nos invadió y la forma en que se intentó formar una Nación partió de la base de recuperar la independencia de la Francia napoleónica. Y eso que se apoyaba a Fernando VII, un rey absolutista y que vendió a España a Napoleón, y además lo hizo muy barato.

A mí me cabrea el tema de la “progresía afrancesada”. Es decir, que vas a apoyar al que invade el suelo patrio. A ese nivel llegamos. Lo de Francia hay que analizarlo. Siempre vamos a tener una vía de desestabilización en Francia. No lo hacen más porque ya estamos como estamos. Pero si quisiéramos repuntar, Francia estaría ahí, ya que si se toma el eje Atlántico-Mediterráneo desde Portugal hasta Grecia, España tendría un peso muy interesante al proyectarse sobre el Magreb y sobre Latinoamérica.

D.M.M. – Sin embargo, sin olvidar ni mucho menos lo que mencionas, Francia sí que tiene unas cuantas características interesantes, como es su propia idea de “latinidad”, que es, por estrategia y motivos culturales, más interesante y menos exclusiva que la de Italia…

J.C.P. – Así es, la idea de latinidad y cómo se proyecta en México[20]. Es que no es Hispanoamérica, es Latinoamérica[21]. Los franceses son muy listos.

D.M.M. – Lo son, efectivamente. Pero la cuestión es fijarse en quién lo hace mejor que uno, y cómo lo hace y tomar acción. En ese aspecto, Italia lo hace muy bien. En según qué aspectos, como logística e industria, sí que tiende puentes hacia Francia. Pero equilibra a Francia en el Mediterráneo sumando con Turquía. Al estilo italiano: una de cal y una de arena, pero la dirección es la de equilibrar a Francia, por eso se entiende con Turquía, Rusia y Alemania. Tiene la idea del Mediterráneo ampliado. Italia tiene la virtud de tener una de las llaves de la centralidad del Mediterráneo, la otra está en Túnez. Nosotros tenemos una de las llaves del Mediterráneo Occidental y su paso al Atlántico. Me pregunto, sobre el porqué no desarrollamos una teoría geopolítica marítima y desarrollamos un plan para conseguirla, para asegurar el control del Estrecho de Gibraltar. Turquía e Italia lo hacen. Es decir, que no es imposible. Además, fíjate que estamos rodeados de agua por todos lados menos por los Pirineos. Se cuenta con dos plataformas estratégicas, como son las Canarias y las Baleares. No hay una escuela geopolítica, ni una exploración de aliados, que los hay, ni de buscar una manera de equilibrar a Francia para que pase a ser mucho más colaborativa. De lo contrario, ella acaba por resolver que quiere controlar su patio trasero en África y que tiene una alianza por intereses determinados, aunque le cueste cara en varios aspectos, con Alemania. Es decir, que Francia quiera respetar esa nueva relación por una cuestión: porque le interese muchísimo. De lo contrario sale perdiendo. Entonces, como es normal, Francia se posicionaría en la parte que a ella le urge. Es que se lo ponemos muy fácil a Francia y a los anglosajones… y a cualquiera también. Malas élites.

J.C.P. – Así es. Es decir, yo soy partidario de hacer alianzas con Francia, porque es muy interesante. Pero en términos de igualdad. Estoy harto de que España sea la subalterna de todos. Y ahí llegan también las trapas de la OTAN. ¿Por qué Felipe González cambia su visión sobre la OTAN? Además de porque hay que aceptarlo para entrar en las estructuras occidentales, porque los norteamericanos ya avisan: quedan fuera los territorios españoles de África y las islas Canarias. Y a Marruecos le apetecen. Esos territorios son muy importantes. Por cierto, que esos territorios han sido españoles y no marroquíes. Al igual que como digo en el libro[22], hay que descolonizar Gibraltar y cumplir con la legalidad internacional. Y fíjate que la izquierda tenemos que dicen que eso es “facha”. A pesar de ser un núcleo de narcotráfico, blanqueo de capitales y de poder anglosajón. Esa izquierda es antiespañola. Cosa que no lo entiendo. Es decir, que con lo de Perejil, te estaban cambiando el mapa geopolítico, y no lo entendían, y posiblemente aún muchos no lo entienden. Argelia está por encima a nivel naval[23], y Marruecos va a ir. Por ejemplo, el Ala que se tiene para la defensa de Ceuta y Melilla y de las Canarias son F-18, que ya están muy obsoletos y hay una obligatoriedad de cambiarlos. Y ahí tienes a Unidas Podemos criticando esta cuestión, pero hay que comprarlos, porque la defensa de un Estado es fundamental, tal y como hay que exigir que haya protección social, mejores empleos, igualdad salarial en hombres y mujeres, estabilidad laboral, pensiones dignas, etcétera. Pero la izquierda está fuera en todos estos debates que resulta que son fundamentales en muchos aspectos, pero también para desarrollarte con el exterior. Lo has dicho tú muy bien. Pero tampoco realmente la derecha tampoco es que sea mejor. Franco sí que algo más sólido en este sentido tenía, y luego sucedía que había peleas entre las diferentes Armas de las Fuerzas Armadas, cosa que a Franco le interesaba. La Armada lo veía de una manera, el Ejército del Aire o el de Tierra de otras maneras, y se peleaban entre ellos. Franco era muy listo en esto. Además, no ganaban mucho dinero. Les daba prestaciones como casa, economato, prestaciones como vacaciones en centros construidos públicos y así por el estilo, pero luego el sueldo no era ni mucho menos alto. Quien les sube el sueldo de una manera abrumadora es el PSOE.

Necesitamos cambiar muchísimas cosas. Mira por ejemplo con el PP perdimos capacidades en las dimensiones naval y aérea. El portaaviones y el buque de proyección estratégica, que eran dos piezas para mantenerlas lo mejor posible. El Príncipe de Asturias con una inversión les daba para 30 años más, y en caso de conflicto puedes desplegar los dos, uno en Canarias y otro en el Mediterráneo. Y cuando hay carena, que es la revisión de la nave para mantenerla útil, pues entonces uno sustituye al otro y siempre tenemos capacidad aeronaval. En cambio, el PP lo que hizo fue enfadar a los militares porque prácticamente los aviones no volaban y no había horas de mar. Porque no se invertía nada. Las Fuerzas Armadas están depauperadas totalmente. Yo no sé si tendríamos capacidad para sostener de verdad un enfrentamiento.

D.M.M. – Es justamente esto. Esta situación te hace muy débil, como Estado, y entonces estás a la merced de cualquier mínima presión para posicionar a España en cualquier cosa. La amenaza más débil resulta que tiene una consistencia porque no puedes contrarrestarla. Estados Unidos, Francia o cualquiera en términos reales puede no ya equilibrarte, es que se puede imponer con rotundidad ante una nimiedad.

J.C.P. – Sucede igual con lo nuclear. Otro campo donde la izquierda tampoco habla de ello. Mi mundo ideal, y hay que luchar por ello, es un mundo sin ingenios militares nucleares y para que las nucleares sean seguras. A España le hubiera dado una autonomía estratégica muy considerable haber acabado el “Proyecto Islero”, habernos dotado de cierta disuasión nuclear. Franco hizo lo de siempre, se vendió. Cobró dinero de Estados Unidos, dinero para que parase el proyecto. Aunque Carrero y otros dieron orden de seguir secretamente con el proyecto. Pero estábamos en incapacidad, porque además habíamos robado la tecnología en Palomares. Pero imagínate, tendríamos más política exterior.

D.M.M. – Así es. Tú tienes el arma nuclear y tienes asegurado un respeto y una autonomía estratégica, como muy bien dices. Y es que también tiene unas aplicaciones civiles que son muy interesantes. Hay un artículo que recomiendo su lectura para tener unos planteamientos al respecto bien construidos. De hecho, a partir de ahí tienes otra industria, otras cotizaciones, hablando del problema de las pensiones. Yo sostengo que uno de los elementos que propician y construyen la unidad francesa parte de la cuestión nuclear, ya que al final, se genera una industria y unos intereses compartidos por varias burguesías que se materializan en la proyección geopolítica sobre África[24].

J.C.P. – Sí, desde luego. A ver, a mí me parece una locura tanto el gobierno alemán como el español cerrar las nucleares[25]. Deberíamos trabajar en paralelo con la cuestión nuclear y el tratamiento de residuos mientras vemos la cuestión de la transición ecológica. Mientras no se pueda cerrar el círculo de la energía que nos lleve a ser totalmente dependientes de la energía limpia para todo el gasto energético. Y para eso también se tiene que investigar con determinación. Por eso no comprendo como ante las centrales obsoletas no se esté creando otras. No hay pensamiento de Estado. Y otra vez China nos está dando una lección a todos simplemente porque hay una planificación y una estructura industrial y tecnológica detrás. Nuestros gobiernos piensan en horizontes de 4 años a lo sumo. Y si haces algo bien también la oposición sale a machacarte. Da igual el color del gobierno. ¡Si luego tampoco la política económica la decide el Consejo de Ministros! Si al final luego no puedes gobernar prácticamente nada.

D.M.M. – Sobre este asunto que mencionas, que da igual quién esté porque en lo macroeconómico no cambia nada. Vamos a situarnos, para comprender lo que voy a decir, en el Reino Unido. Desde después de la Segunda Guerra Mundial hasta la llegada de Thatcher, la hegemonía es socialdemócrata. Realmente daba igual si gobernaban los conservadores como los laboristas. Había unos marcos generales admitidos por todos a efectos prácticos. Entonces, desde Thatcher y desde Reagan, sucede que hay un cambio de hegemonía. Se crea la hegemonía neoliberal. Que eso es algo muy planificado y trabajado antes de llegar a Reagan y a Thatcher. Y a partir de ese momento en que la hegemonía es neoliberal da igual el partido de gobierno, las siglas y las coaliciones: la hegemonía es neoliberal, al igual que antes era socialdemócrata. Y lo que importa es la economía, la macroeconomía, como lo que importa es la política exterior. ¿Quién tiene controlada la política exterior en Europa? Estados Unidos. Hay una cierta capacidad de maniobra por ejemplo en Francia con la disuasión nuclear, pero la combinación de piezas de ajedrez geopolítico acaba por matizar y dirigir también la política exterior francesa. Al final, todos estamos encuadrados en la OTAN, hay un diferencial de calidad que es estratégico, y que viene derivado de todo lo que comporta la revolución industrial-tecnológica militar. Ya no se trata de hacer obuses autopropulsados, que también, pero el diferencial es otro. Y eso que durante esta primera legislatura de Trump ha habido cierta ausencia del escenario internacional en algunos puntos… pero que tampoco nadie se lleve a engaño. Los estadounidenses han ahorrado estos años mucho dinero, han conseguido aumentar el gasto OTAN de los países, cosa que ha supuesto armas estadounidenses, han amasado sus polos financieros mucho dinero, etcétera. Luego, hay que esperarlos que más pronto que tarde, van a lanzar una ofensiva para imponerse, para lograr la hegemonía. Ya están empezando con varias cosas. A ellos hay que esperarlos, porque nadie se deja arrebatar la posición de dominio, y ellos tienen medios, posibilidades, espacio y vasallos, como decía Brzezinski.

Pasemos a Hispanoamérica. Una de las acciones más correctas de los gobiernos de Felipe González fue mantener un muy buen trabajo en política exterior en Hispanoamérica y en la región MENA. Con la época de Aznar y la hegemonía neoliberal española digamos que “desatada” en Hispanoamérica digamos que se va al garete. ¿Cuál es la situación ahora mismo de España en Hispanoamérica y en Iberoamérica? ¿Estamos bien vistos o mal vistos? ¿Se ha hecho algún esfuerzo para mejorar esas relaciones dañadas?

J.C.P. – No. Yo creo que, dentro de los gobiernos de Zapatero, sí que estaba en la planificación de la política exterior, lo que pasa es que tuvo que lidiar con la crisis. De hecho, aumentó la dotación a la Secretaría de Cooperación. Yo creo que hay dos González. Pienso que quizás ahora no creo que hiciera lo que hizo cuando gobernó. Parte de la tradición española. Por ejemplo, Franco la cultivó. Y cuando Estados Unidos fijó el bloqueo a Cuba, España lo rompe con un barco juguetero que los norteamericanos cañonearon. Esto me lo contaba mi padre. Y luego he comprobado que es verdad. En varios aspectos Cuba tiene cierto parecido a España, al ser de las últimas posesiones españolas de ultramar en América y Asia. Tenemos unas similitudes culturales que Franco se dio cuenta que estaban ahí. Y en el mundo árabe, como tú decías, también estaba muy bien vista. La presencia española era constante: en la participación de los procesos de paz de Centroamérica, cualquier cumbre con cualquier país se podía celebrar, había buen trabajo y buena voluntad. Es decir, que España acudía y llamaba a Hispanoamérica. Participábamos en proyectos industriales, de cooperación. A nivel financiero los bancos españoles estaban ahí. Y llegó Aznar y puso punto final a esto. Empezó por impulsar una política común contra Cuba, para satisfacción estadounidense, que fue nefasta. Con una notable tensión diplomática entre Aznar y Fidel. Porque Fidel, por cierto, siempre tuvo muy buena relación con España, incluido el franquismo. Fidel viene a Galicia y se le hace una visita de Estado con Fraga de anfitrión. Esa antigua derecha que aún tenía una visión de España y de Hispanoamérica distinta, y que resultaba ser estratégica. Llega a Aznar y da un giro total. De ahí pasamos a ser muy antipáticos, a intervenir en asuntos internos de países, a alinearnos totalmente con la estrategia neoliberal estadounidense, y sin que se aprecien además beneficios para España, al contrario. Esto ha contribuido a cimentar más la hegemonía estadounidense en el continente. Intervención que siempre ha estado allí. Por ejemplo, con Chile y Pinochet. Y España desaparece. Yo que me impliqué y trabajé mucho en el proceso de paz en Colombia, que logramos una declaración conjunta. Yo me afané mucho y conseguí que se incluyera “paramilitares”, porque el PP quería hablar sólo de terrorismo, y la inclusión de “paramilitares” era fundamental para sentar a las FARC. Pero ahí no estaba España. Estaban interviniendo Noruega, Cuba y Venezuela. España ha perdido ese pulso. Y en los pueblos está muy mal vista España. No te tratan igual de cómo te trataban en los años 90, y yo estaba muy vinculado a El Salvador en aquellos tiempos, y visitaba el país, cuando la lucha guerrillera. China está empezando a desembarcar e Israel tiene más presencia en Perú, en Honduras y en otros lugares de la región, que España. Quedan algunas empresas españolas, pero que lo son de nombre y nada más. Y esto hay que darle la vuelta. Pero cuando un partido de supuesta izquierda o de derecha, aceptan sin rechistar todo lo que impulsa y viene de Estados Unidos, porque quieren recuperar su patio trasero. Ha sido muy loable en términos de Venezuela la posición de Zapatero, que España podía haber jugado ese papel y hubiera sido clave. Yo le pedí a la Alta Representante que nombrara un enviado especial para la paz. Y Zapatero fue a Venezuela, a mí me lo ha contado, con la idea que se tiene aquí, y al llegar a Venezuela él se da cuenta que la oposición allí es golpista, es de extrema derecha. Ellos niegan al otro. Gente que mataría al otro, pero han quedado fuera del poder. Y luego todos se pelean entre ellos, lo mismo que le sucede a la oposición cubana. En cambio, el chavismo mantiene un bloque firme, porque ha elevado la calidad de vida a 6-7 millones de personas, a pesar de que ahora lo estén pasando muy mal, y esos son esos millones de electores que nunca ha perdido el chavismo. Porque antes vivían en el ostracismo. Yo lo cuento en el libro, que vi una mujer llorando en la inauguración de un centro médico integral en 2006[26], porque en toda su vida nunca había visto un médico en su barrio, los médicos antes eran pijos en su mayoría y no querían saber nada de esa gente. Se les ha dado vivienda. Hablamos de más de tres millones de viviendas dotadas con electrodomésticos, con internet, televisión, etcétera. Por no hablar de la escuela pública. Y nosotros nos hemos alineado con una minoría que no está cohesionada que parten de ideas de golpe de Estado. En 2006 no había ningún periódico chavista, ahora ya hay dos. El resto son de la oposición. La mayoría de los medios de comunicación son privados. Yo he visto en las televisiones llamando al magnicidio del presidente constitucional.

En cuanto a las naciones árabes, estamos ausentes si lo comparamos con lo que había antes de nuestro alineamiento con Estados Unidos en la cuestión de Iraq y en las terribles consecuencias que ha tenido para toda la región. Podríamos estar jugando un gran papel en la zona, donde Rusia, que cuenta con una gran experiencia en la región, lo está haciendo. Podríamos estar ahí. Y sucede lo mismo con Rusia, ¿qué problemas tenemos nosotros con Rusia? Por hacer seguidismo a Estados Unidos con la cuestión de las sanciones, que son medidas coercitivas unilaterales, y esto es algo que sólo puede aprobar el Consejo de Seguridad. Y como consecuencia aquí en España perdimos cuarenta mil puestos de trabajo de empresas agropecuarias que trabajaban en la exportación hacia Rusia, y no se han recuperado ni se van a recuperar. Porque los rusos se han ido a China o América Latina. Así que hemos perdidos capacidades y dinero.

D.M.M. – Bien, establecido el diagnóstico, pasemos a una posible solución. Para ti, ¿qué debería hacer España para restablecer la situación con Hispanoamérica?

J.C.P. – Yo haría lo que ha hecho en el plano de relaciones exteriores López Obrador. México era famoso por su neutralidad y apego al derecho internacional. Y eso lo rompieron los gobiernos neoliberales. Animo a la gente que busque en el contexto de la visita de Pedro Sánchez a México una intervención del presidente de México. López Obrador da una lección de lo que es una política exterior de apoyo, cooperación, respeto a la soberanía del otro. Yo haría lo mismo: nos volvemos a alinear con el derecho internacional, con la Carta de Naciones Unidas. Pero de verdad. Y alejarnos del seguidismo a la política internacional de Estados Unidos, y de la UE en los aspectos que también demuestra ese seguidismo, y empezar a desarrollar vías de diálogo con América Latina. Esto lo hemos hecho con Cuba, y no nos ha pasado nada. En Venezuela habrá que propiciar un arreglo pacífico. El otro día se nombra en Venezuela el nuevo Consejo General Electoral, y se nombra opositores, se invita a la UE y a la ONU para que vayan de observadores, y no quieren que se celebren elecciones, porque va a seguir ganando el chavismo. Entonces, hay que tener otras relaciones, y que estén alejadas de esa prepotencia neoliberal. No caer tampoco en el “buenismo”, que a veces ha podido encarnar Zapatero. La idea de la Alianza de Civilizaciones no era tan mala, pero es que la desarrollaron fatal. Estaba Turquía, estaba Irán… había muy buenos mimbres para haber hecho algo muy interesante. Pero Zapatero se quedó en el quedo y no puedo. Él podría haber acabado en la época de la “bonanza” económica con la cuestión de la memoria histórica y dar un entierro digno a los cuerpos que hay por zanjas en España. De ambos lados, aunque son más de los republicanos. Pero da réditos políticos. Mira ahora con la Memoria democrática, que está muy bien. Pero estamos metidos en una pandemia mundial que veremos qué camino sigue, que todo pinta a que va a ser muy complicado en cualquier aspecto posible. Y nosotros no somos precisamente de los mejores en datos.

D.M.M. – Y con el mundo árabe, ¿qué haría Javier Couso para restablecer las relaciones?

J.C.P. – Nos hemos dedicado al Golfo, que tiene mucho petróleo. Les hemos dado la espalda a los persas. Debemos de salirnos del diseño del Nuevo Oriente Medio Ampliado, del Almirante Cebrowski cuando Donald Rumsfeld era Secretario de Defensa. Es decir, primero había que romper esos países, y se empieza con Iraq, con la revolución republicana que había crecido con un ideario panarabista y socialista. El iraquí es un pueblo históricamente muy dinámico, que estaba ya superando en comercio y en otros aspectos importantes a Israel. Y lo que hay que preservar la cabeza de puente, que es Israel, que resulta ser una de las patas fundamentales de la política exterior estadounidense. Nosotros, que por motivos históricos y de ciertas afinidades estábamos bien vistos por esos países nos subimos al carro de la destrucción de la región. Es que nosotros teníamos muy buenas relaciones con todos esos países, también con Siria, donde la familia real española tenía muy buenas relaciones con los Al-Assad. Lo mismo con el Magreb con la destrucción de Libia, al lado de los franceses, que tenían otras cosas en la cabeza. Y, además, lo mismo que con la región de Latinoamérica: no ha servido para nada provechoso para nuestro país. Al contrario. Hay que volver a trabajar muy a fondo con toda esta región. Es un trabajo ingente y que se tendría que estar haciendo ya. No entiendo, por ejemplo, por qué no estamos trabajando en restablecer relaciones con Siria, cuando las tenemos 100% a nivel de antiterrorismo. Y Siria se está portando muy bien, porque están ayudando a toda Europa, con la excepción de Francia, porque hubo una presencia francesa detrás de la desestabilización del país. Yo cuando visité Siria la segunda vez como miembro del Parlamento Europeo, el segundo del CNI estaba con nosotros, y el primero de la inteligencia italiana, que estaban ahí para cuestiones de antiterrorismo. Yo traje un mensaje al Gobierno español, que se lo transmití, pero ya veo que ha caído en saco roto. Entonces, hay que recuperar esto, inmediatamente. Y hay que contrapesar, habrá que poner los huevos en varias cestas y equilibrar, entonces también hay que equilibrar las cosas con Israel. Entonces, con Egipto aún tenemos relaciones, y debería gustarnos algo más este gobierno que el anterior, de los Hermanos Musulmanes, por cuestiones de política exterior y estabilidad. Y eso que recibe más de mil millones de dólares anuales para la industria militar de parte de Estados Unidos, que aprovechan muy bien las élites egipcias, sólo hay que ver lo bien que viven. Entonces, de lo que se trata es de recuperar nuestro papel como facilitador, negociador, porque todo eso es un poder blando que abre paso a acuerdos de todo tipo, también comerciales. Habría que diversificar. Porque dependemos demasiado del petróleo saudí, guineano… en Guinea nos hemos dedicado a apoyar a todos los regímenes que daban estabilidad, y ahí en ese caso, como a otros en otros casos, nos han dado igual los derechos humanos. Los derechos humanos son una excusa para derribar gobiernos. Y luego, por ejemplo, resulta que en Israel no hay matrimonio civil y existe una situación asimilable al apartheid. Arabia Saudí hay que ver cómo trata a sus inmigrantes, con una ideología que compartía el Estado Islámico, hasta el punto de que en los dominios del Dáesh se utilizaban los libros de texto de los saudíes. Hay que empezar a equilibrar un poco la política exterior. Y también recordar la posición de China en ascenso, y haber tratado de aprovechar algo más la nueva ruta de la seda, quizás en el corredor mediterráneo, cuando Italia sí lo ha aprovechado, supongo que por la influencia de Estados Unidos. Con China hay que empezar a relacionarse mejor, cuando China sí que tiene mucho interés en empezar a relacionarse con España.

D.M.M. – Pasemos al aspecto de la música. Tú has sido batería en “Sin Dios”, entre otros grupos. ¿Cuál es la evolución de la música en España desde los años 80 del pasado siglo XX? ¿Hay cambios? ¿De qué tipo?

J.C.P. – Cambios ha habido. Y hay empobrecimiento de la música, manifestado por ejemplo en los ritmos. Los ritmos asociados al reguetón son muy básicos, primigenios. Muy parecidos a lo que oye un feto en el vientre de su madre, que es el corazón, que es de 2/2. Esto empobrece, si lo comparas a la música sinfónica o al rock, jazz, flamenco. Que son músicas que requieren educar al oído para apreciarlas y disfrutarlas como merecen. Lo que se ha impuesto es la música descafeinada, muy fácil de consumir, como es el pop, muy edulcorado y blandengue. Y por otra parte el trap, y ese tipo de música, con unos contenidos la mayoría terribles, yo que tengo una hija, escucharlos… Y creo que eso tiene mucho que ver con esos planes de guerra cultural, de aquellos tipos en los que se encuadraban gente que iba de izquierdista, como Orwell, y que luego hemos sabido que estaban integrados en ese tipo de planes de la CIA, como intelectuales franceses como Henri-Lévy. Entonces, yo creo que es una campaña para convertir en “mercado neoliberal” lo que es una pulsión humana fundamental como es la cultura. Y sobre todo para llegar a un ocio de consumidor. Yo cuando vivía en los ochenta había muy pocos medios. Había la Primera y la Segunda, y fueron llegando las privadas. A pesar de que la 2 y en Radio 3, y en algunas radios privadas también, había espacio para programas de autor, programas que buscaban la música. A pesar de que el mainstream estaba ahí, pero también había una parte de la población con intereses culturales claros, y estos últimos han ido bajando. Los únicos productos culturales que funcionan son determinadas series, algunas buenísimas, otras sinceramente regulares, porque el control de la población no se hace con los informativos, eso puede alcanzar a un 20%. Pero lo que marca la diferencia y cuando llegas a todo el mundo es a través del entretenimiento. La industria cultural es la que llega al 80-90%. Yo creo que hay un empobrecimiento buscado por el capitalismo y que arranca en el contexto de la Guerra Fría. Yo he analizado una época de mi vida mucho a Goebbels y sus supuestos y lo puedes hallar en Hollywood: el maniqueísmo, la simplicidad, la negación del otro, trasladar la culpa al enemigo… todo esto se puede encontrar en los productos de Hollywood. “Hicimos un crimen de guerra, pero porque nos obligaron hacerlo… y los malos son los otros”. Todas las plataformas culturales dominantes, que vienen de Estados Unidos, es lo que se transmite. La banalización del dolor, no se hacen series costumbristas, que puedan identificar a héroes que provengan de nuestros barrios o nuestro sistema sanitario, por ejemplo. Muchas de las producciones que se hacen ahora van dirigidas a dar una imagen de la Policía, y en un contexto donde en más partes es cada vez más represiva, por desgracia. Lo mismo con la “comunicación jibarizada”, un libro muy interesante de Pascual Serrano, y por ejemplo que se puede ver en Twitter. Es imposible construir un discurso racional y argumentativo en Twitter. Porque además no generas ideas, generas opinión. Las ideas surgen dentro de un proceso complejo. Y además con los parámetros dramáticos cada 3 minutos. Vas a pico cada 3-4 minutos. Es una locura. La gente no está habituada a ver una película. Yo, que estoy suscrito a una plataforma como FILMIN, con cine muy interesante de varias partes del planeta, si trato de ver algo con mi hija no lo soporta, porque para ella “va lento”, como es como una novela buena que tienes que ir razonando. Y estamos acostumbrados a que empieza la acción ya, o los instantes dramáticos de oposición inmediatamente… y es que no te dejan descansar. Y yo creo que esto va modelando una forma de pensar y de ver la realidad.

D.M.M. – De la MTV a OT… ¿qué ha pasado ahí?

J.C.P. – Bueno, pues… son dos formatos en el fondo muy parecido. La MTV con artistas consagrados, que decidía qué era lo que se convertiría en los números uno en Estados Unidos, un mercado muy consumista de 300 millones. Y OT es para embarcar a nuevos talentos a los que se les pueda sacar un rendimiento rápido. La MTV no me gusta mucho, porque tienen esa cultura del “frikismo” que es muy propia de Estados Unidos y no de aquí, aunque se va pegando, como esos que hacen bromas locas o se tiran por ahí[27], esto no lo tenemos tanto en Europa, y afortunadamente

Lo de OT también es una discriminación cultural evidente, porque lo que vende más en este país es el rap, el hip hop. Además, con aportaciones muy interesantes, como “Violadores del verso” o “Kase.O”, etcétera. A mí no es que me guste mucho el hip hop, porque no me identifico con esa música. Pero los escucho y digo, aquí hay una propuesta muy buena. Cuando escuchas las letras, las composiciones, que beben mucho del soul, de los ritmos negros. Y nunca verás en OT a alguien de esas posiciones, verás a alguien que se enmarca en el pop de las discográficas, que ya no es que sea disco, es streaming. Yo siempre hablo de esto: hay un artículo en la Constitución Española que dice que hay que dar espacio a la diversidad cultural, política, ciudadana, para que esas minorías que existen estén representadas. La idea de la 2 es esa, dar cabida en la televisión a este segmento. Un modelo muy parecido a la BBC, pero al principio. Un modelo, como te decía, BBC de cuando Ken Loach, que hizo la primera telenovela británica que puso a alguien de la clase obrera como protagonista, que antes no salía, por su visión aristocrática. Tampoco se ha desarrollado un Estatuto del Periodista o una Ley de prensa. “La mejor ley de prensa es la que no existe”, dicen los neoliberales. No estoy de acuerdo. Debes regular por ley, para contrapesar los poderes mediáticos. Esto propicia que en España haya algo que en pocas partes sucede, y es que todo lo dominan dos grandes bloques y la Televisión pública, que no da para ejercer de contrapeso a esos dos grandes bloques. Tendría que haber otros espacios donde se pudiera ver, por ejemplo, otras propuestas musicales o cinematográficas o bien documentales y que no sean a altas horas de la noche, porque los ciudadanos que tienen la suerte de trabajar tienen que madrugar. Son unos formatos nefastos y son hegemónicos y no se da espacio a alternativas, y está en la Constitución. Nadie ha convertido una Televisión pública en eso mismo, una Televisión pública. Ha sido una Televisión de partidos, los del poder de turno. Quizás algo con Zapatero, al principio.

D.M.M. – Retomando el tema del discurso en la música… ¿hay una evolución? ¿Podemos decir que se ha banalizado? Por ejemplo, en la cuestión del rap[28], al principio sí que tenía un discurso de mala leche, de denuncia, pero que luego se comercializa, se pasa por la MTV y desaparece. La sexualidad pasa a estar omnipresente en el discurso, al igual que el dinero. ¿Todavía hay alguien que cree un discurso social, político, de denuncia…?

J.C.P. – En el hip hop sí. En la escena estadounidense, no sé. Aunque yo sí que escuché a Public Enemy, que nos influyó mucho. Y a algunos, que nos gusta más el hardcore, el metal, el trash, el punk… cuando Public Enemy tocaron con Anthrax, una canción contra los racistas blancos[29]. Yo lo que creo que sí se ha tratado de opacar al hip hop combativo de los barrios oprimidos de Estados Unidos. Porque en muchos casos venían de la última etapa de Malcolm X, cuando abraza el internacionalismo y abandona la segregación y el islam. Y tú lo has dicho muy bien, añadiéndole algo terrible, que es la vinculación al narcotráfico y a las pandillas delincuenciales, que es terrible y es una de las cosas que están desangrando los barrios: los negros se matan con los negros y los latinos con los latinos. Y ellos son los que distribuyen la mierda que les está matando. Porque Estados Unidos, tanto que habla y da lecciones y luego resulta que es el principal consumidor de drogas del mundo. La industria de la droga no es Venezuela, que de hecho procura no pasar por ahí ni por Nicaragua, porque les derriban las avionetas. En estos años me parece que llevan sobre el centenar de avionetas derribadas en Venezuela. No, es Colombia y muy asociada mediante la industria cultural a la banalización cuando no un proceso de convertir en héroes de grandes figuras del crimen organizado, como Pablo Escobar o los cárteles mexicanos. Es que hoy día han destruido Colombia y México, que deja al Estado en una situación de Estado fallido. Nunca se habla de los cárteles de Estados Unidos. ¿Qué pasa? ¿Qué no existen? ¿Qué allí no hay que declarar la guerra al terror?

En España tienes a un grupo genial al respecto que son “Los Chikos del Maíz, que llenan salas. Que no tienen espacio en las grandes cadenas y medios de difusión por sus letras. Y están “desaparecidos”. También yo ya viví algo parecido, porque yo toqué en una banda del underground total, del hardcore politizado además, y del movimiento libertario de la CNT, y que tenía un proyecto de país cuando se proponía construir la vida a través de los sindicatos, entonces que aún eran muy importantes, no de los partidos políticos. Y ya sabes que a ti no te van a dar cancha, pero no deja de sorprenderte. Había heavy metal casi en cualquier pueblo de España, pero sin embargo, con la excepción de Barón Rojo, no había esa traslación de una música popular. Exactamente igual que sucedía con la música más popular de los Chichos, los Chunguitos que luego fue Kamela. Porque hay una suerte de cultura elitista. Los Chichos y los Chunguitos hablaban de una realidad durísima que había en este país, que era la heroína, que iba machacando los barrios. Esos barrios de aluvión, de inmigración forzada del campo a la ciudad y las desigualdades tan terribles… y eso no se quería contar. Es música que de una forma u otra trata de concienciar. Yo me conciencié, me politicé por la música. Dentro de mi género, el hardcore durante unos años, de los 80 hasta el 2000 hubo bandas muy potentes con unas letras increíbles, como los Dead Kennedys, los Crass en Reino Unido. Eran letras sesudas, de transmitir cosas relevantes. Sin Dios fue así. Le dábamos tanta importancia a la música como a la letra. Nuestros discos iban marcados a precios populares y siempre llevaban un libro. El último disco iba acompañado de un libro que superó las cien páginas, en las que abordábamos el contenido de las letras, con artículos, etcétera. Todo esto, por desgracia se ha perdido.

D.M.M. – Pues esto sería todo, Javier. Muchas gracias por este rato que hemos podido pasar juntos conversando. Una lectura recomendable tu libro. Lo que sí te voy a pedir es un favor. Mira, en Ediciones Páralo solemos añadir una Playlist que ilustra el artículo o entrevista. En tu caso, creo que te lo voy a pedir a ti que la hagas, para ilustrar esta conversación y también para acompañar la lectura de tu libro. ¿Te parece?

J.C.P. – Ah, pues sí. La hago encantado. Muchas gracias.

NOTAS

[1] La otra cara de la moneda de este activo del Banco de España (la deuda de la banca y la tenencia de bonos se contabilizan como activo del Banco de España), en la misma cuantía, es el pasivo de la institución que gobierna Pablo Hernández de Cos. La cifra, que alcanzó los 670.521 millones de euros, equivale a más del 60% del PIB previsto para la economía española en 2020, que según todas las estimaciones caerá más del 10% respecto al año pasado. La principal magnitud en esta parte es la del sistema de pagos instantáneos Target, a través del que se liquidan grandes transacciones entre entidades con cuentas en el banco central, y que alcanza el máximo de 445.632 millones. Atención porque la deuda es a través del Banco de España.

[2] Reabastecimiento aéreo, o repostaje aéreo, que en inglés corresponde con las siglas AAR air-to-air refueling

[3] Qwant es un ejemplo de ello, que se esfuerza notablemente en el respeto de la privacidad en la navegación. Situación parecida se da en los clientes de correo electrónico con GMX o con Protonmail, alemán y suizo, respectivamente.

[4] Además de Turquía, India o China lo han adquirido y se le ha ofrecido a Arabia Saudí, que ha mostrado interés, como se puede comprobar aquí.

[5] El Portaaviones R-01 Dédalo y con AV-8A/S y el portaaviones R-11 Príncipe de Asturias con el Grupo aéreo embarcado compuesto por 12 AV-8B Harrier II, que cuentan como principales usuarios la Armada Española y la Marina Militare italiana. Se trata de aviones de ataque a tierra con capacidad de despegue y aterrizaje vertical y/o corto. Desarrollo conjunto angloamericano de British Aerospace y McDonnell Douglas.

[6] El MiG-29K es un caza polivalente embarcado producido desde 2005. Su fase de desarrollo corresponde a los años 80 del pasado siglo XX, y estaba pensado para enfrentar los nuevos portaaviones de la US Navy y OTAN, al ser un avión naval que funcionara como caza de escolta. Cada unidad de estos aviones cuesta 46,25 millones de dólares, lo que incluye repuestos y soporte. Los F-35 varían entre los 77,9 millones de dólares del F-35A, los 94,4 millones de dólares del F-35C y los 101,3 millones de dólares del F-35B.

[7] El CETMA es una derivación del fusil de asalto alemán STG-44 desarrollado por Mauser en 1944, con la derrota del III Reich algunos técnicos de Mauser acabaron en España, Ludwig Vorgrimmler es el primer diseñador de CETME.

[8] Por ejemplo, el abogado y político barcelonés Antonio Goicoechea que solicitó a los italianos ayuda financiera para pagar a los pistoleros que sembraban y propulsaban la inquietud social. Francesc Cambó recaudó importantes sumas de dinero. La financiación corría desde créditos de entidades y sociedades externas, en ejemplos de que la «conspiración contra la legalidad republicana» no era una trama «solo militar sino también civil», apunta desde el siguiente artículo. Un complot latente «siempre» desde 1931 y que «revivió súbitamente» en marzo del 36 tras la victoria del Frente Popular en las elecciones generales. O, por ejemplo, CASTELLS, Luis y GRACIA, Juan, «La nación española en la perspectiva vasca», que recogen una editorial de 1968 de El Correo Español donde se hace hincapié en la «esencialmente vasc[a]» de la dictadura: «vascas fueron las dos principales provincias que se alzaron contra la República (…); vascos fueron los preparadores del Movimiento Nacional (Maeztu, Goicoechea, Sangróniz, etc.) y si contemplamos el nomenclátor de políticos que nos han gobernado desde aquellas fechas, observamos una interminable lista de nombres vascos (Bilbao, Castiella, Careaga, Arístegui, Bengoa, etc.), de donde puede deducirse que si los vascos estamos oprimidos quienes nos oprimen son tan vascos como nosotros mismo».

[9] Cabe mencionar, adicionalmente el estudio riguroso que puso de manifiesto la explotación económica que sufrieron los vencidos, al usar a los presos políticos como trabajadores forzados. Tanto compañías públicas como privadas, algunas de ellas cotizando en el IBEX-35 hoy día, se valieron de estos esclavos para aumentar sus fortunas. Se trató de ferroviarias como Norte, MZA, Renfe, constructoras como Entrecanales, San Román, Huarte o Banús, mineras como Duro, Babero; transformadoras de metales como Babcock & Wilcox, Astilleros de Cádiz, La Maquinista Terrestre. Además de órdenes religiosas, ayuntamientos, confederaciones hidrográficas y diversas administraciones de Justicia o gubernativas. En un principio la investigación cifró en más de 400.000 presos políticos los que se vieron sometidos a este tipo de trabajo. Esta cifra se vio corregida a una horquilla que va de los 700.000 hasta 1.000.000 de personas que desde 1936 hasta 1959 se vieron obligados a realizar estos trabajos en condiciones infrahumanas, expuestos al hambre y a las enfermedades, alternados con episodios de torturas físicas y psicológicas. El impacto de esta explotación económica es cuantificable en más de 800 millones de euros, y afectó “desde el pequeño taller hasta la gran industria vasca, catalana o andaluza, no hubo sector industrial, comercial, agrario o de servicios que no contara, en mayor o menor número, con trabajadores esclavos”, en palabras de Gutiérrez Molina. Para todo lo anterior ver este artículo y este otro.

[10] Construcciones Aeronáuticas S.A., que en 1971 absorbió a Hispano Aviación S.A., cosa que la situó como la primera compañía española en el sector aeroespacial. Hoy días se halla dentro de Airbus y Airbus Group.

[11] Se trata del avión de reacción y monomotor de entrenamiento avanzado y ataque ligero, el CASA C-101 Aviojet, pero también el CASA CN-235, avión turbohélice de transporte táctico y patrulla marítima; o el CASA C-295, avión de transporte táctico medio, evolución del CN-235.

[12] SEAT pasó a encuadrarse dentro del grupo alemán Volkswagen, CASA en la francesa Airbus. Pegaso fue la marca comercial de ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones, S.A.), vendida en 1990 a Iveco, grupo italiano. Montesa fue adquirida por Honda; y, Derbi (acrónimo de DERivado de Bicicleta) actualmente pertenece al grupo Piaggio, y eso que su moto fue clave en los 13 mundiales de Ángel Nieto. Iberia pasó a British Airways: La mencionada “La Maquinista Terrestre y Marítima” pertenece al grupo francés Alstom. Pero también hay que recordar el estado del cine o el sector audiovisual en España. También en 2014 se vivió otra oleada que afectó a Deoleo o Campofrío, además del sector inmobiliario y hotelero.

[13] Es lo que Krugman llama, “La gran divergencia”. En la década de los años 70 del siglo XX, primero y más fuertemente en Estados Unidos, en menor medida en Canadá, y sumándose después los países de la Europa Occidental, la desigualdad en los ingresos económicos y, por ende, la desigualdad social empezó a crecer. El término escogido por Krugman se opone a la llamada “Gran convergencia”, consecuencia del New Deal. Es el resultado de la aplicación del neoliberalismo. Recomendable este «paper» al respecto.

[14] Así, por ejemplo, entre 1986 y 1992 hubo una burbuja inmobiliaria que afectó ante todo a los precios, pero no tanto al volumen total construido. Esto coincide con la firma del Acta de Adhesión de España a las Comunidades Europeas, que es de 12 de junio de 1986, y que entró en vigor el 1 de enero de 1986. Es interesante cómo en ese momento España también logra el 17 de octubre de 1986 en Lausana que el COI proclame a Barcelona vencedora para organizar los Juegos Olímpicos de Barcelona’92, cosa que supuso la liquidación de una parte del modelo industrial que tenía Barcelona y su transformación en una de las abanderadas de España, junto a Madrid, de un modelo de ciudad global neoliberal. También Sevilla gana la asignación para organizar la Exposición Universal en 1982 para celebrarla en 1992, siendo ocasión para inversión en infraestructuras, etcétera.

La siguiente burbuja inmobiliaria corresponde al ciclo que abarca 1997-2007/2008, pero de una manera más destacada a partir de 2002. En este momento, dentro del ciclo 2002-2007, la deuda privada se multiplica, pues pasa de 1,1 billones de euros a 3,2 billones de euros (del 155% al 300% del PIB). Esto es precisamente consecuencia del mal diseño del proceso de Unión Monetaria de la UE. Lo que explica este acelerón correspondiente al año 2002 es que el Banco Central Europeo rescató a Alemania ese año, ya que Alemania se vio expuesta a un problema doble: por un lado, la masa de dinero que costó a la RFA absorber a la RDA, además de la liquidación de todas las empresas del este que eran inasumibles para las empresas de la RFA. Es difícil de precisar cuánto dinero ha costado, ya que se hablan de cifras que bailan entre los dos billones de euros, hasta los 1,3 trillones de euros. En todo caso, lo que es evidente es que la UE ha sostenido como conjunto a la RFA en esta operación. Además, en 2002 sucedió que Alemania tenía una gran sensibilidad al estallido de la Burbuja tecnológica de las “.com”. A partir de ahí, vino una contracción y, en vez de activar una política fiscal para impulsar la demanda interna alemana, lo que se hizo fue implementar una política monetaria muy expansiva. Como consecuencia, se bajan los tipos de interés hasta el punto de que en España el dinero tiene precios en negativo. Esto es lo que explica la gran expansión de la burbuja inmobiliaria, ante todo en el ciclo 2002-2007. Además, desde la política española nadie, ni el gobierno de Aznar ni tampoco el de Rodríguez Zapatero, le puso freno. Se habló por parte de varios ministros del gobierno de Zapatero de tratar de pinchar paulatinamente esa burbuja. ¿Dónde se aprecia el impacto de esta burbuja? Las sociedades financieras en 2002 tienen una deuda sobre el PIB del 19,3%, para que en 2007 sea del 92,5% del PIB, y del 107,3% en 2011. Es decir, los depósitos españoles no podían financiar esta burbuja a partir de 2002, de enorme tamaño, así que había que introducir deuda de los mercados capitalistas financieros.

Los resultados en empleo, generación de impuestos, actividad, etcétera eran muy buenos, consecuencia de la burbuja que captó esa expansión tan enorme de la política monetaria del Banco Central Europeo y de los bancos alemanes, franceses, anglosajones, etcétera. Pero esos buenos datos en empleo y en recaudación por diferentes vías, tremendamente cortoplacistas y debidos a la burbuja, eran un buen aval para ganar elecciones tanto para PP como para PSOE. Además, el acceso a deuda también implicó contratos públicos adjudicados a empresas concesionarias para construir infraestructura, que tampoco es que fuera estratégica, pero sí que engrosaba balances del establishment español. No obstante, como es natural, los datos de competitividad y productividad iban de mal en peor, debido a la naturaleza cada vez menos industrial y más apegada a la especulación del suelo, el turismo, la restauración, etcétera. Además, la subida del coste de la vida, fruto de un mayor empleo, comportó un aumento del consumo; la subida de precios del metro cuadrado en un mercado inmobiliario alcista en la vivienda, tanto de alquiler como de compra, implicó que se hizo necesario recurrir a vías de crédito para apuntalar unos salarios que no crecían al ritmo del coste de vida. Todo ello según Richard Koo, que es economista jefe de Nomura Research Institute, Ltd.

Respecto a la deuda público España pasó del 40,2% del PIB en 2007 a superar el 100%. Esto se debe también al hecho de que en Europa no existe ni una Unión Fiscal ni tampoco una Unión Bancaria. En 2008 en todos los países de la Unión Europea había autonomía fiscal con una alta asunción de responsabilidades. Ante esta situación, en España, en lugar de que sea el sector privado el que asuma las responsabilidades de su mala gestión y muy malas decisiones, sucede que se produce un “rescate” por parte del Estado ya que no hay quita, hay ayuda estatal. Como ya he mencionado en la nota [1], los préstamos del Banco Central Europeo han acabado en el pasivo del Banco de España, con lo que España adeuda estas cantidades y responde de ellas. Pueden repasar esas cifras para comprender la situación en la que se halla España y la difícil salida que tenemos realmente. Para otros aspectos sobre cómo el sur ha financiado a Alemania o Países Bajos, es recomendable este artículo de Juan Laborda. Sobre las deudas que Alemania nunca pagó, es recomendable leer este artículo de la BBC.

[15] Término introducido en su libro “Soft Power: The Means to Success in World Politics”. Explica Nye que el poder inteligente o “Smart Power” no ni duro ni blando. Es ambos. Al respecto, Suzanne Nossel lo aplica para Estados Unidos cuando dice que «el poder inteligente significa saber que la propia mano de los Estados Unidos no siempre es su mejor herramienta: los intereses de Estados Unidos se fomentan al reclutar a otros en nombre de los objetivos de Estados Unidos«. Es decir, cuando se está en condiciones de influir y reclutar a otros países, de una manera u otra, para lograr los objetivos. Y eso se logra mediante influencia. En el caso de España supondría mejorar y optimizar nuestras capacidades, además de ser muchísimo más relevantes e influyentes. Cosa que redunda en beneficios de todo tipo, tanto para el Estado como para el sector privado.

[16] Por ejemplo, hoy día GMC es una empresa pública.

[17] Por ejemplo, páginas 93 a 97.

[18] Conflicto armado entre España y Marruecos entre el 11 y el 20 de julio de 2002, cuyo casus belli fue la ocupación de la isla de Perejil por parte de una dotación de presa de la Marina Real de Marruecos, y que se resolvió por parte de España al desarrollar la «Operación Romeo-Sierra». Al respecto, este conflicto se empezó a gestar con la llegada al trono del Rey Mohamed VI en julio de 1999. Una suerte de remedo de la “Marcha Verde” de Hassan II en la ocupación del Sáhara español. Cabe apuntar a varios puntos, que se trasladan al hecho de ocupar todos los territorios españoles en África, el apoyo del gobierno de Aznar al censo de saharauis en el marco de la Misión de Naciones Unidas para el Sáhara Occidental o MINURSO, y al plan concreto para solucionar la cuestión del Sáhara Occidental, cosa que verdaderamente fue el motivo de animadversión de Marruecos, ya que Mohamed VI lo consideró una traición de Aznar. Esto se trasladó a los acuerdos pesqueros y su cancelación, ya que Marruecos, como otra medida más de presión, exigió el mismo pago por faenar en sus aguas de 90 millones de euros al mes, pero reduciendo el 80% de embarcaciones y cambiando la forma de contratación. Lo que Javier menciona a continuación cabe entenderlo en la posición muy crítica de Aznar con la UE y el eje Francia-Alemania como consecuencia del fracaso del intento de formar una Europa más seria de Chirac y Blair, a lo que España se opuso, por el seguidismo estadounidense. Precisamente, el 22 de marzo de 2002 consideraba que la Cumbre de Barcelona en el Parlamento Europeo había sido, y esto fue recogido por los micrófonos, algo que calificó de: “Vaya coñazo que he soltado”, con un discurso de 25 minutos y que era exactamente los mismos argumentos que había dado ante la prensa. Un claro signo de displicencia y de, podríamos decir, muy poco interés en los asuntos europeos. No así con los de los anglosajones, y que se manifestó el 16 de marzo de 2003 en la cumbre de las Azores que llevó a la Operación Libertad Iraquí. O, por ejemplo, en las reiterativas reverencias del ministro de exteriores del ejecutivo de Aznar, Josep Piqué, al pie de la escalerilla del Air Force One ante el presidente de Estados Unidos, George W. Bush el 12 de junio de 2001; o bien, la visita del entonces hermano del presidente George W. Bush, Jeb Bush, que era también Gobernador de Florida. Sin duda, Francia también estaba aprovechando la animadversión que sintió Mohamed VI por la cuestión del Sáhara Occidental para ajustar cuentas con el eslabón que consideró más estratégico tocar, pues Durão Barroso logró la presidencia de la Comisión Europea, Portugal tiene una alianza secular con Reino Unido y no era vulnerable, como sí lo era España ante la mencionada “traición” que sintió Mohamed VI de Aznar, que España es uno de los 4 grandes de Europa, y podría debilitarse a Aznar, además de que Reino Unido y Estados Unidos ya estaban “unidos”, y el Brexit no ha hecho más que poner esta situación de manifiesto, por no mencionar que tanto Estados Unidos como Reino Unido son países con capacidad nuclear y Estados Unidos y Reino Unido tiene ambos una posición en los organismos internacionales, a la par que Rusia y China, por ejemplo. Cosa que España de ninguna manera.

[19] Tal y como explica Javier, Francia salió oficialmente del continente africano entre las décadas de los cincuenta y los sesenta del siglo pasado. No obstante, de Gaulle consiguió salvar una superestructura política, económica y cultural que medio siglo después todavía mantiene. En una mezcla entre pragmatismo y neocolonialismo, París protege sus intereses políticos y económicos al mismo tiempo que rescata parte de su identidad perdida y se hace con un “patio trasero” en el que cabe considerarse hegemónico, algo que pocos países pueden afirmar en la actualidad. El uso de organizaciones terroristas vinculadas al rigorismo salafista como Boko Haram, Al Qaeda Magreb o, potencialmente, la expansión de un nuevo Estado Islámico por sí mismo o aliado con estas fuerzas podría recaer sobre la Françafrique, de la misma manera en que dichas organizaciones han supuesto, en la práctica, una parte coincidente con los intereses de los anglosajones en el Levante mediterráneo, al igual que apuntan hacia Asia central, o la provincia túrquica/uigur de Sinkiang, en la actual República Popular de China. Las antiguas colonias de París absorben un 5% de las exportaciones francesas (las exportaciones de Francia en 2017 fueron de 485.000 millones de dólares, el 5% que absorbió la Françafrique equivale a 24.250 millones de dólares. FUENTE: https://atlas.media.mit.edu/es/profile/country/fra/ ), a la vez que compañías galas en el continente africano extraen las materias primas que se envían posteriormente a Europa. Y eso sin contar con los casi 300.000 nacionales franceses que viven repartidos por las varias decenas de territorios francófonos. Metales en la República Centroafricana; petróleo en Gabón; algodón y oro maliense y uranio nigerino son algunos de los réditos económicos que Francia obtiene por la presencia de sus empresas en África. En este escenario, clave en la seguridad energética gala es la situación en Níger, donde la francesa Areva extrae entre un tercio y un 40% del uranio que utilizan las centrales nucleares francesas para producir dos tercios de la electricidad que consume el país.

Adicionalmente, Francia impuso el franco CFA o franco de la Comunidad Financiera Africana, que es la moneda común para 14 países africanos, casi todos ellos antiguas colonias francesas. Esta moneda, que constituye un freno al desarrollo de estos países, fue creada en 1945, año en el que Francia ratificó los acuerdos de Bretton Woods y procedió a la creación de su primera declaración de paridad al Fondo Monetario Internacional (FMI). Ahora ha sido sustituido por el eco, dirigido hacia el África Occidental, en Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Mali, Níger, Senegal y Togo. Por otro lado, el CFA de África Central seguirá vigente en seis países: África Central, Camerún, Chad, Gabón, Guinea Ecuatorial y República de Congo.

Esta ley dispone que 14 países africanos estén aún obligados a almacenar el 85% de sus reservas en divisas del Banco de Francia, en París. Se encuentran bajo el control directo del Tesoro público francés. Los países afectados no tienen acceso a esta parte de sus reservas, y como el 15% de las reservas no son suficientes para cubrir sus necesidades, estos países se ven obligados a pedir préstamos al Estado francés a precio de mercado. Desde 1961, París controla todas las reservas en divisas extranjeras de Benín, Burkina Faso, Guinea-Bissau, Costa de Marfil, Mali, Níger, Senegal, Togo, Camerún, República Centroafricana, Chad, el Congo, Guinea Ecuatorial o Gabón.

Asimismo, estos países están obligados a transferir cada año su “deuda colonial” por la infraestructura construida en Francia, en París, como lo anuncia con todo detalle la Silicon Afrique 3. Francia se lleva 440.000 millones de euros al año. El gobierno francés tiene también el derecho de prioridad sobre los recursos naturales recientemente descubiertos en estos países africanos. Además, las empresas francesas tienen prioridad en la adjudicación de contratos de las antiguas colonias. Como consecuencia de todo esto, los activos en el ámbito del abastecimiento, las finanzas, el transporte, la energía y la agricultura están en manos de sociedades francesas.

La élite que gobierna en los diferentes países africanos debe pagar esta deuda obligatoria, no hay elección. Aquellos que se niegan a hacerlo, son amenazados de muerte o con derrocar a su gobierno. En los últimos 50 años ha habido 67 golpes de Estado en 26 países africanos. 16 de esos 26 países eran antiguas colonias francesas. FUENTE: https://umoya.org/2017/02/02/escandalo-segun-un-periodico-aleman-africa-desembolsa-400-000-millones-de-euros-cada-ano-a-francia/

[20] Javier habla de las llamadas “Guerras de Prestigio”, en concreta a la expedición de Prim a México. Fue esta campaña de una generosidad por parte de España excesiva y que no acabó como la expedición a la Conchinchina gracias al general Prim. La acción quería ser aprovechada de nuevo por Napoleón III para imponer un Imperio en México con un príncipe de Austria-Hungría afín al II Imperio francés, que abriese nuevos mercados a su burguesía. Tal plan, abocado al desastre, en cuanto fue descubierto y probado por Prim apartó a España de tal despropósito, dejando a Francia sola en la guerra. Efectivamente, impusieron a Maximiliano como emperador, pero murió ajusticiado en 1867 dando la plena razón a Prim.

[21] Javier se refiere al hecho de que hay una Iberoamérica, que es la América de habla hispana y lusa, hay una Hispanoamérica, que es la de habla hispana, y por último hay una Latinoamérica, que une a esos dos grupos de hablantes con la América que habla francés. El hecho de que se hable de Latinoamérica cuando se quiere decir Hispanoamérica o bien Iberoamérica explica el triunfo del poder blando francés.

[22] Página 95.

[23] Entre otros aspectos, Argelia cuenta con dos submarinos de la clase rusa Kilo 877 en su base de Mers-El-Kebir, además de otros 4 submarinos adicionales de la clase Kilo 636. España ha pasado de 8 submarinos en 1990 a 2 en 2020. Argelia es el segundo país junto a Israel en capacidad de disuasión con capacidad de lanzar misiles de ataque a tierra desde submarinos, desde la clase Kilo 636. Los submarinos argelinos usan misiles de crucero Club-S, variante argelina de los misiles rusos Kalibr. Además, tienen previsto adquirir dos submarinos más de la clase Kilo 636. Hay que recordar que en el mundo tan sólo Estados Unidos Rusia, China, Corea del Norte y Reino Unido tienen esa capacidad para lanzar un misil desde un submarino y destruir objetivos terrestres. Se trataría de misiles de crucero del tipo 3M-54 Kalibr o Calibre (designación OTAN: SS-N-27 Sizzler), cuyo equivalente podría situarse en el Tomahawk usado por la U.S. Navy y la Royal Navy. Hay que contar que tanto Argelia como Marruecos llevan décadas inmersos en una carrera armamentística por lograr la hegemonía en el Magreb.

[24] Me refiero a la Françafrique, ver nota [19].

[25] Como consecuencia, Alemania está quemando carbón en grandes cantidades y lo hará hasta 2038.

[26] Página 43

[27] Por ejemplo, “Jackass”.

[28] Sobre este tema en la revista digital de “Ediciones Páralo” ofreceremos un estudio al respecto en el futuro próximo.

[29] Bring the Noise.

Deja un comentario