Destacado

La situación creada por AstraZeneca era previsible para la Unión Europea. He aquí mis argumentos en una breve entrada

1/ La vacuna de Oxford-AstraZeneca costó elaborarla 2.220 millones de dólares, de los que la Unión Europea, entre otros gobiernos, pusieron exactamente 11/16 partes, las 5/16 partes restantes corresponde a organizaciones sin ánimo de lucro. La investigación la desarrolló en su parte dominante la Universidad de Oxford.

2/ La Unión Europea adquirió contractualmente 300 millones de viales con un derecho de 100 millones de virales adicionales. Esto se hizo de acuerdo con el plan común de compras de la Comisión Europea presidida por Ursula von der Leyen, con lo que el precio de los viales es sensiblemente menor, debido al volumen de la compra. Las garantías contractuales aseguraban que se distribuirían en tiempo y forma, dadas las condiciones de producción, ver este enlace.

3/ AstraZeneca, que es británica, está muy unida a proyectos impulsados por el sector aeroespacial, que como es natural, quema muchísimo combustible. Sobre ellos, en este dossier sobre el espacio detallaba uno, basta con hacer una búsqueda en el documento con «AstraZeneca» y leer el párrafo en el que está. De hecho, el hidrógeno, sobre el que la Unión Europea empieza a posicionarse a su favor, puede usarse como sustituto de combustibles fósiles en los lanzamientos espaciales. Además, recientemente el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer, declaraba rotundamente que se acabó la gasolina en las estrategias de la Unión Europea y del Banco Europeo de Inversiones.

4/ Es interesante comprobar cómo el retraso en la entrega de viales ya producidos por AstraZeneca va de la mano de la exitosa campaña de vacunación de Reino Unido, de lo que hablaba de pasada en este último dossier especial. Lo mismo, hacer una búsqueda y se hallará con facilidad. En este caso, cabe pensar, presuntamente, que ciertos países, ya sea el Reino Unido u otros, han solicitado vacunas a AstraZeneca, vacunas que tenía comprometidas por contrato a la Unión Europea, pero que al ser pedidos en menores cantidades el precio del vial de vacunación es sensiblemente más alto que el cerrado por contrato con la Unión Europea. Es decir, AstraZeneca presuntamente habría vendido nuestras vacunas a terceros por un precio más alto. ¿Qué intereses adicionales podrían darse? Sigamos con el breve análisis.

5/ También en este dossier os ponía el ejemplo de China y de cómo es posible que China pueda fabricar un laboratorio 1.000 millones de unidades en un año, mientras que nosotros, en todo Occidente no hay compañía que pueda hacerlo. Evidentemente, el control público en la iniciativa privada, la supeditación al interés general y la capacidad de producción hacen posible la consideración de la vacuna como un bien universal y público, con lo que la forma de combatir la pandemia en China y la reactivación económica de la mano de una nueva Revolución Industrial 4.0, la cual dominan apabullantemente, son la clave de la recuperación de China y su hegemonía. Porque esto se aplica a todos y cada uno de los sectores.

6/ Suceden dos cosas aquí, dignas de tenerse en consideración:
6.1. La formación de la Unión Europea como Superestado, algo no deseado por el sector del petróleo y sus ramificaciones en Estados Unidos y Rusia, y cómo esto se manifiesta en las injerencias políticas, pero también de todo tipo como podemos comprobar, para perjudicar este proceso. También cabe pensar en China, y que Europa ya no es tan naïve. Nos movemos en los términos fijados por la Comisión von der Leyen, «socio negociador, competidor económico y rival sistémico». Los chinos con sus acciones e iniciativas hacia Europa en la realización de sus proyectos aprovechan los puntos débiles del territorio europeo y la falta de cohesión de los europeos ante las inversiones de China. Así, los empresarios alemanes entendieron que el mercado chino quizás no era tan abierto e interesante. La Cámara de Comercio Europea en China está de acuerdo en términos generales con el análisis de Estados Unidos: las perspectivas son mucho menos importantes de lo que se preveía inicialmente. La decepción europea frente a China es real y ayuda a explicar este nuevo realismo europeo. Esto es tanto más fácil cuanto que los Estados miembros pueden esconderse detrás de esta declaración sobre el “rival sistémico” y dejar a la UE la iniciativa de la firmeza, incluso en la cuestión de los derechos fundamentales. Los europeos nos enfrentamos a un Estado centralizado comandado por una ideología de inspiración leninista en el plano idealista, y matizada y dirigida con una fuerte dosis de hiperrealismo. Entonces, imaginen cómo sus líderes ven la idea de un Estado europeo como una gran «drôle», y les hago un guiño a la «drôle de guerre». Recuerden la compra del puerto del Pireo cuando se impuso a Grecia la venta de sus activos… Es un símbolo y un caso de libro de texto de la falta de una visión estratégica europea. Sin embargo, parece que la Unión Europea ha roto con su ingenuidad. Recientemente, ha habido un control de la inversión extranjera dentro de la UE para poner fin a la competencia desleal de las empresas subvencionadas por el Estado chino. Además, la República Popular China ha dejado de intentar obtener el estatus de «economía de mercado» en el marco de la OMC. En definitiva, repasen también el dossier en cuanto a las cuestiones tecnológicas, Europa como gigante en robótica… pero con unas debilidades tan importantes y, por otro lado, tan corregibles, que en un escenario dominado por ambos colosos, Estados Unidos y China, mientras no se tomen las medidas adecuadas… el presente, no ya el futuro, no es prometedor. No obstante, hay un acuerdo con China y la Unión Europea de reciente firma, y se podría decir que en las cuestiones energéticas somos competidores o rivales, pero no somos enemigos de sus estrategias, pues son las nuestras en lo que a sustitución del petróleo se refiere.

6.2. ¿Y si la Unión Europea adopta prácticas como estas a nivel sanitario en todo el territorio de la UE, si esta experiencia resultase en un éxito? Estamos hablando de contratos para un gran mercado en grandes cantidades, con lo que el precio unitario sería sensiblemente más bajo en todos los productos.

7/ ¿Qué ha fallado? En mi opinión ha fallado la dependencia estratégica de la Unión Europea de agentes externos que persiguen otros fines, además de no contar con los medios de producción en Europa para asegurar el éxito de esta iniciativa que redundaría en grandes beneficios, desde la integración europea hasta otro modelo sanitario y con otros costes para las arcas públicas. Es decir, en mi opinión, la Comisión Europea de Ursula von der Leyen se enfrentaba exactamente a lo que estamos viviendo por los motivos que expongo en esta breve entrada.

8/ Llegados a este punto, sólo cabe una auténtica solución: la Comisión Europea tiene que impulsar la soberanía sanitaria de la Unión Europea, de la mano de la soberanía en I + D y la soberanía en la producción para poder hacer frente a la competencia de China y de Estados Unidos, además de a sus movimientos geopolíticos.

Deja un comentario